6 de febrero de 2013 / 11:24 p.m.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dijo que hay que restablecer el orden. El gobernador Ángel Aguirre, informó que, por lo pronto, no habrá capuchas ni máscaras en esos grupos.

Ciudad de México • El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se reunió a puerta cerrada con el gobernador de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, y con integrantes de los llamados grupos de autodefensa que se han organizado en esa entidad.

En su cuenta en Twitter @osoriochong, el funcionario federal escribió: "Con el gobernador @angelaguirregro y Bruno Plácido, dirigente de la UPOEG, logramos acuerdos para restablecer el orden", en las comunidades de Guerrero donde se han formado grupos de autodefensa.

Aguirre Rivero confirmó, a su vez, que ya hubo acuerdos con los integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero "Movimiento por el Desarrollo y la Paz Social", los cuales serán trasladados a la Comisión para la Armonía y el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

"Estamos en ese proceso, me parece que hoy mandan un mensaje de mucha voluntad los compañeros de la UPOEG, quienes se han comprometido a no utilizar capuchas ni máscaras y canalizar por los cauces legales su participación. También hemos iniciado protocolos para que vayan entregando a los retenidos", expuso.

A su vez, Bruno Plácido, dirigente de la Unión de Pueblos, indicó que se ha convenido en que los policías comunitarios se retirarán las capuchas y evaluarán la posibilidad de liberar a 54 personas retenidas en Ayutla.

En una primera reunión celebrada a puerta cerrada en las oficinas de Polanco, el titular de la Secretaría de Gobernación les solicitó a los grupos de autodefensa restablecer el Estado de derecho en esas zonas, detalló.

El líder comunitario abundó que "no nos pidió que entregáramos a los detenidos, nos pidió que discutiéramos establecer el Estado de derecho".

El también promotor de Desarrollo Comunitario de Guerrero negó que las acciones para dotar de más seguridad a sus comunidades violenten el Estado de derecho o pretendan hacer justicia por mano propia, pues el objetivo es restablecer la armonía en la zona y evitar que los índices de pobreza y abandono continúen.

En torno a la posibilidad de entregar a las 54 personas que tienen retenidas, informó que irán a sus comunidades para evaluar esa medida; "si acordamos, algo se publicará en los medios y les diremos por qué se determinó esa acción".

Al respecto el mandatario estatal recordó que, la víspera, el secretario general del Gobierno de Guerrero, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, así como el presidente del tribunal local visitaron a los retenidos en Ayutla.

A la salida del encuentro precisó que no se trata de confrontar a los gobiernos federal y estatal, sino coadyuvar a través de su participación en las comunidades a mejorar la seguridad pública en beneficio de los pueblos y las comunidades indígenas, afromexicanos o afromestizos.

"Lo de las capuchas fue un acuerdo que se tomó y estamos en un proceso para la entrega de los detenidos", detalló Aguirre Rivero, quien recordó que la policía comunitaria participa desde hace muchos años en la entidad.

"Vamos a demostrar a la nación que la policía comunitaria puede ser un modelo ejemplar de participación en el marco de la ley, en la que su coadyuvancia -como se ha demostrado- habrá de disminuir los índices de delincuencia", puntualizó el gobernador.

En otro ángulo del mismo tema, el titular de la Comisión para el Diálogo con Pueblos Indígenas de México, Jaime Martínez Veloz, comentó que el compromiso con esas comunidades es construir una estrategia partiendo de sus necesidades.

Externó que es necesario entender lo que hay detrás del surgimiento de acciones de ese tipo, como una profunda desigualdad social, falta de atención y una adecuada aplicación de la justicia, que en muchas ocasiones incluso se da de espaldas a la ley.

Notimex