25 de septiembre de 2013 / 02:30 a.m.

La lluvia de goles azotó la cancha de Ciudad Universitaria, donde en duelo pasada por agua, los Alebrijes de Oaxaca vapulearon por 5-1 a los Lobos de la BUAP, que en el cierre de la tercera llave de la Copa MX fueron humillados en su propio territorio, con lo que los dirigidos por Héctor Medrano dijeron adiós del certamen.

Compromiso que en su primera mitad, pese al dominio de los oaxaqueños, el marcador no lo reflejó así, siendo el ex de los Lobos, el paraguayo, Gustavo Ramírez, quien abrió el tanteador apenas a los 11 minutos de acción, luego de sacar un cañonazo por derecha que el arquero, José Canales, que debió extraer del fondo para el 0-1.

Jugada que encontró respuesta al 33 por conducto de José Luis Delgadillo, que tras robar el balón en el área y encarar al guardavallas, que en su oportunidad no atinó a despejar, convirtió de cabeza el 1 a 1 que hasta dicho momento resultaba alentador para los de La Jauría y la poca afición que llegó a las tribunas de Ciudad Universitaria.

Fue ya en el complemento cuando Oaxaca destrozó a los poblanos en un abrir y cerrar de ojos, pues apenas reiniciadas las hostilidades, todavía al 45, un error en la zaga permitió que el toque filtrado de José Medina dejara solo y su alma a Mario Padilla, que sin piedad, fusiló con todo al cancerbero Lobezno para el 1-2.

No bien se terminaban de recuperar del duro golpe cuando los de la BUAP ya tenían el tercero en contra, que llegó al 48 mediante un tiro de esquina, que en su ejecución, Santiago San Román puso como con la mano al arribo de otro ex Lobo, Alejandro Mercado, que de cabeza, sentenció el 1 a 3.

En su afán por descontar, más con empeño que con buen futbol, los de la Angelópolis abrieron los espacios en la parte de atrás, lo que al 55, fue aprovechado por el propio Mario Padilla, que a base de velocidad, ingresó al área para detonar metralla y así coronar el 1 a 4 que ya era de escándalo.

No conformes con eso, Alebrijes siguió buscando el marco enemigo, lo que a ellos trajo su justa recompensa, cuando al 64, Alonso Granados ingresó por la pradera de la derecha para sacar disparo colocado que resultó imposible ante el intento del portero Canales, que con el 1 a 5 se fue humillado junto con el resto de los universitarios.

Así, con el 5 por 1 final, Lobos deberá regresar al trabajo para enfrentar el próximo viernes a los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas en el reinicio de la actividad en la Liga de Ascenso, misma en la que están obligados a obtener un buen resultado para extender una semana más sus aspiraciones de llegar a la zona de liguilla.

Edgar González