22 de enero de 2013 / 06:13 p.m.

Montemorelos • El pasado 18 de mayo del 2011, Silvia Janeth Cardona Llanas quien tenía entonces 32 años y trabajaba en un restaurant del municipio de Allende, salió de su casa ubicada en la calle Segunda de la colonia Martínez Domínguez al sur de Montemorelos.

Relata con evidente tristeza y llanto, doña Maurilia Llanas Cruz que los días, las semanas y los meses pasaron, y su hija, quien es madre de tres menores, jamás regresó.

Fueron 18 meses los que pasaron hasta que se enteró que el cuerpo de su hija estaba en una fosa común del municipio de Cerralvo.

El pasado mes de diciembre y a exigencia de sus nietos de 8, 11 y 17 años, quienes solicitaban saber el paradero de su madre, doña Maurilia acudió ante las autoridades correspondientes en la ciudad de Monterrey y dejó una muestra de sangre para la respectiva prueba de ADN, comenzando otro amargo capítulo en su vida.

La madre de familia quien se había negado por seguridad a interponer una denuncia por desaparición, recibió la desagradable noticia de que su hija había sido encontrada en el municipio de Guadalupe con otras tres personas, que a la vez fueron sepultadas en la fosa común.

Alegre, tranquila y sin problemas aparentes, fue como doña Maurilia describió a su hija Silvia, quien se despidió de ella para nunca más regresar, y ahora tras largos meses de incertidumbre y tras conocer el paradero de la mujer sólo esperan el apoyo de las autoridades municipales para poder traer sus restos a Montemorelos, donde buscan que su cuerpo descanse en paz.

UBALDO REYNA