1 de diciembre de 2013 / 09:23 p.m.

La Copa del Mundo Italia 1990 convirtió a la poderosa selección de Alemania en tricampeona del orbe, mientras que los anfitriones, pese a su localía y de contar con todo a su favor, decepcionaron a sus seguidores.

Este mundial también es recordado por todos los mexicanos, pues luego de ser buenos anfitriones en 1986, la FIFA sancionó a la federación "azteca" por utilizar jugadores mayores de edad en un torneo juvenil, lo que es recordado como el caso de los "cachirules", lo que les impidió competir por un boleto a Italia 90.

Otro caso curioso se dio en el país "de la Bota", ya que se repitió la misma final de México 1986, en la que Argentina, de "la mano de Dios" y de Diego Armando Maradona, se adjudicó el segundo título en su historia al vencer a la poderosa selección teutona.

Pero Alemania cobró revancha de los "pamperos" en 1990 al vencerlos 1-0 con una polémica y discutida pena máxima sancionada por el árbitro uruguayo naturalizado mexicano Edgardo Codesal, que permitió a los europeos alzar su tercera corona del mundo e igualar, en ese año, los tres trofeos de Brasil e Italia.

A pesar de esas situaciones, el segundo mundial que albergó Italia en su historia resultó poco espectacular en el terreno de juego, ya que la mayoría de los equipos utilizaron sistemas defensivos en busca de asegurar algunos resultados que los llevaran lo más lejos posible.

Un claro ejemplo de esa actitud defensiva se reflejó en la gran final, en la que solo se marcó un gol y por la vía del penalti, lo que convirtió ese encuentro en uno de los menos atractivos de todos los tiempos, aunque a los alemanes poco les importó, pues la conquista del título era la meta principal.

Gracias a ese raquítico 1-0, Argentina se convirtió en la primera selección que no logró anotar en esta última fase, y de paso, también fue la primera que sufrió dos expulsiones, luego que Codesal mandara a los vestidores a Pedro Monzón y a Gustavo Dezotti.

Así, Alemania se alzó con la corona, Argentina se quedó con las ganas de convertirse en tricampeón, mientras que Italia, como país organizador, decepcionó a todo su pueblo al quedarse con el tercer puesto gracias al triunfo 2-1 sobre la selección de Inglaterra.

Este mundial fue jugado por 24 selecciones, del 8 de junio al 8 de julio de 1990; se jugaron 52 partidos, se anotaron 115 goles para un promedio de 2.2 por duelo, y fue vista por más de 2.56 millones de personas, con un promedio de asistencia en los 12 estadios de 48 mil 388 aficionados.

Por Europa participaron los combinados de Alemania Federal, Checoslovaquia, Escocia, Holanda, España, Rumania, Austria, Suecia, Bélgica, Unión Soviética, Inglaterra, Irlanda, Yugoslavia y el anfitrión Italia.

Por América acudieron Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Costa Rica y Uruguay; por Asia estuvieron Corea del Sur y Emiratos Árabes Unidos; mientras que por África compitieron Egipto y Camerún.

Esta justa tuvo 12 estadios en los que se jugaron los 52 encuentros, 10 de ellos fueron remodelados casi de forma total, mientras que los otros dos fueron construidos para la competencia en las ciudades de Turín y Bari.

Las sedes fueron Bari (Estadio San Nicola), Bolonia (Renato Dall'Ara), Cagliari (Sant'Elia), Florencia (Artemio Franchi), Génova (Luigi Ferraris), Milán (Giuseppe Meazza), Nápoles (San Paolo), Roma (Olímpico), Palermo (Della Favorita), Turín (Delle Alpi), Udine (Friuli) y Verona (Marcantonio Bentegodi).

Notimex