13 de julio de 2013 / 01:27 a.m.

Monterrey.- Tras la serie de rescates en los últimos días, Protección Civil del Estado alertó sobre el riesgo de extravíos en cerros y montañas durante el período vacacional, y llamó a extremar precauciones a fin de prevenir accidentes.

Jorge Camacho, titular de la dependencia, emplazó a los practicantes del montañismo, rappel y similares a iniciar sus ascensos muy temprano, con la advertencia de que ignorar esta recomendación incrementa la probabilidad de que surja algún problema.

"Va a depender del tipo de trayecto, hay trayectos que están muy marcados, como por ejemplo en el caso de el cerro de la Silla que va al teleférico, el caso de Cama de Piedra en la zona de las Mitras, algunas otras áreas".

"La realidad es que por recomendación no debe pasar del transcurso de temprano por la mañana, es decir, a partir de las 6 de la mañana y quizá todavía como límite hasta las 10 de la mañana es todavía una buena hora para moverse".

"Después de las 10 de la mañana ya es muy difícil determinar el tiempo y las condiciones para descender", refirió.

Hasta la presente semana, Protección Civil del Estado reportó 10 casos que ameritaron maniobras especiales, incluidos los rescates aéreos.

La zona cañones en Santiago, como Matacanes, es la más propensa a lesiones, en tanto que los cerros dentro del área metropolitana tienden más al extravío de las personas.

"Consta dependiendo del tipo de actividad que se realiza (…) el mayor índice de extravíos son precisamente los que acontecen en la urbe, en el cerro de la Silla, en el cerro de las Mitras, en el cerro del Mirador".

"Un poco menos en el Topo Chico pero también nos ocurre, todo este tipo de cerros lo que generan como consecuencia es una sobre confianza, por lo tanto se nos genera mucho problema", precisó el funcionario estatal.

Camacho dijo que esta situación se fomenta por la creencia de que en las montañas metropolitanas es imposible perderse, por lo que recomendó utilizar las rutas preestablecidas o bien, realizar los ascensos con guías capacitados.

"Es el mito de creer que en una montaña de la urbe no va a causar ninguna dificultad, es decir, si está dentro o inmerso en una gran ciudad simplemente no me puedo perder, voy a ir hacia abajo y encontrar el camino, esto realmente es falso".

"Una vez que se está inmerso en la montaña, va uno tomando muy diversas rutas y caminos que lo llevan a uno fácilmente a perderse, incluso estando todavía dentro de la misma montaña, sin haber cambiado siquiera de cerro", explicó.

Históricamente, este tipo de casos se presentan desde Semana Santa, aunque este año la actividad inició en forma tardía y sin saldos fatales para los amantes del deporte extremo.

Luis García