Marilú Oviedo
6 de octubre de 2013 / 05:39 p.m.

Tras darse a conocer el caso de cuatro menores desparecidos en el municipio de Guadalupe, donde una de ellas daba cuenta de sus pasos a través de Facebook, el profesor investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el Dr. Luis Antonio Lucio, puso en alerta a la comunidad sobre la importancia de cuidar a sus hijos.

Según un estudio realizado por dicha institución, sólo 3 de cada 10, menores de 6 a 11 años de edad, son acompañados por sus padres al momento de navegar en Internet.

En entrevista, también reveló que uno de cada 10, de edades entre 14 a 17 años, han aceptado citas a ciegas, donde en la mayoría de los casos han pasado por una difícil situación como intento de secuestro, violación, acoso sexual entre otras situaciones.

Mencionó que lo grave de este caso es que el 85 por ciento de los jóvenes que acuden a una cita a ciegas no avisan ni a sus padres, ni a los mejores amigos y esto los pone en una situación de vulnerabilidad, aunado a la información que proporcionan en la biografía de facebook, donde los criminales pueden usarla para secuestros o extorciones.

El doctor manifestó que hay un desapego por parte de los padres de familia con los hijos, lo que son consideradas como familias negligentes, al tener temor a las nuevas tecnologías o simplemente por no querer cuidarlos, ni ejercer alguna rectoría con los mismos, por lo que se dan casos de niñas que se van con hombres adultos.

Destacó que la Secretaria de Educación tiene que abordar el tema enseñando a los menores el aspecto de seguridad y civismo en las redes sociales, además de proveer una escuela para educar a los padres con las nuevas tecnologías.

"El sistema educativo tiene que abordar el tema, el sistema educativo está ahorita en proceso de dotar a los alumnos de educación básica de laptops, computadoras personales, pero no se les está enseñando el aspecto de seguridad, el aspecto de civismo en las redes sociales, eso implica que las convivencias no puedan ser de calidad".

"La escuela por un lado tiene que educar para el ciber espacio, por otro lado los padres la escuela debe de proveer una escuela para padres para educarlos con las nuevas tecnologías para el ciber espacio y los hijos deben de ser un esfuerzo como son más audaces y aventurados en el explorar y experimentar a través de las redes sociales, pueden adoptar a los padres y les enseñen las tecnologías, puede fomentar la unión de padres e hijos".

"En el auto aprendizaje en la educación y en la mayor comunicación de padres de familia a los hijos podeos hacer algo en este mundo que cada vez está más popularizado, ya se acabó la intimidad”, expresó.

Sin bien las redes sociales ayudan para tener un mayor acercamiento con personas que se encuentran lejos, también representan un peligro, por lo que hay que estar siempre alerta.