12 de abril de 2013 / 01:35 a.m.

 La Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer informó que en México esta enfermedad es la quinta causa de muerte, por lo que se encuentran concientizando a la gente para que lo prevengan o lo detecten a tiempo.

Monterrey.- • La carne asada, tan regia y tan tradicional del fin de semana, bien puede ser el preámbulo de un cáncer de colon.

Las grasas animales, el alcohol, la falta de fibra en la alimentación, el sedentarismo, son factores que propician esta enfermedad, que a nivel mundial se ha convertido en la segunda causa de muerte, y en el país, en la quinta.

Mayra Galindo Leal, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer, dice que intentan traer a Monterrey un colon gigante, para que vean los estragos de una dieta mal equilibrada.

"Para que la gente pueda ir, entrar a ese colon gigante, vea como se mira por dentro un colon sano, pero también los pólipos, y el cáncer, hasta tener metástasis", indicó Galindo Leal.

En marzo, la asociación hizo difusión sobre el cáncer colorrectal, porque a nivel mundial es el mes que lo celebran. "Para dar a conocer esa problemática, aquí en la Ciudad de México se puso un colon inflable en la Cámara de Senadores para que la gente pueda ver, lúdicamente, entrar al colon, para ver lo que es un colon sano, lo que es un pólipo, impactos de riesgo, y hasta la metástasis".

El cáncer colon rectal no era algo común, pero desde hace algunos años comenzó a presentarse con mayor frecuencia.

Es un cáncer curable cuando se detecta a tiempo. Los síntomas son dolor abdominal, sensación de hinchazón en el vientre, diarrea, pérdida de peso, sangre en las heces.

Lo mejor es prevenirlo, y por ello, el colon gigante, que se infla y ocupa un espacio de diez por diez metros, es lo ideal, didácticamente hablando, para que la gente entienda el riesgo.

Para traerlo, necesitan apoyo. Un patrocinador.

"Estamos dispuestos a prestarle a Monterrey el colon gigante, ¿qué necesitamos?, un espacio de diez por diez metros, un enchufe y una persona que conecte las pantallas todos los días".

El colon gigante ha estado en el Senado de la República y en otros lugares de la capital del país.

También muestra ya los estragos del tiempo. Fue un colon joven, pero el uso, y el abuso de lo que ha comido, lo tienen convertido en el colon de una persona enferma.

Pero bueno, esa es su labor, enfermarse, para que la gente siga sana, "dar a conocer la enfermedad, factores de riesgo, síntomas, que la gente esté consciente, que la gente vaya al médico lo más pronto posible", dijo Galindo Leal.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL