LUIS GARCÍA 
22 de abril de 2013 / 08:08 p.m.

San Nicolás de los Garza • Autoridades de Tigres y Rayados junto a los alcaldes de Monterrey y San Nicolás emplazaron a las aficiones de ambos equipos a vivir una fiesta en paz este sábado, en una nueva edición del clásico regiomontano.

Margarita Arellanes, alcaldesa de Monterrey, y Pedro Salgado, edil de San Nicolás, anunciaron que el operativo de seguridad se redoblará para el día del encuentro al concentrar a más de mil 500 elementos entre policías, tránsitos, protección civil y socorristas.

Se informó que la logística para los grupos de animación consistirá en permitir que los integrantes de la “Adicción” permanezcan en el estadio hasta el término del evento y de inmediato ser desalojados por parte de los cuerpos de seguridad.

En tanto, la barra de los “Libres y Locos” tendrá que permanecer de 50 a 60 minutos en el inmueble antes de retirarse, para evitar confrontaciones con el grupo rival en los alrededores del estadio.

El presidente de Tigres, Alejandro Rodríguez, y su homólogo de Monterrey, Luis Miguel Salvador, pidieron a las aficiones llevar la fiesta en paz y recordar que el partido de este sábado es sólo un juego y que muchas familias estarán presentes en el estadio Universitario.

En la rueda de prensa, la alcaldesa de Monterrey no tuvo impedimento en reconocer su afición por los Rayados y aseguró que ganarán el compromiso, lo que provocó la inmediata respuesta de Pedro Salgado Almaguer, fiel seguidor de los Tigres.

Ambos ediles revelaron que la apuesta para esta edición del clásico consistirá en diez aparatos auditivos que se entregarán a través del DIF municipal y que serán pagados directamente de la bolsa del alcalde que pierda.