25 de abril de 2013 / 01:57 p.m.

 La batuta de Alondra de la Parra, la directora mexicana de orquesta con mayor proyección internacional, continúa abriéndole las puertas a la música sinfónica latinoamericana. Tras convertirse la semana pasada en la primera mexicana al frente de la Orquesta de París, ahora debutará en Berlín, Alemania, con dos conciertos dedicados en su mayor parte a compositores mexicanos.

El repertorio de los recitales, que se realizarán los días 27 y 28 de abril, incluirá piezas comoHuapango, de José Pablo Moncayo; Danzón número 2, de Arturo Márquez; Sensemayá, de Silvestre Revueltas, y Las antesalas del sueño, de Federico Ibarra, las cuales serán interpretadas por la Orquesta de la Radio de Berlín.

""Algunas de estas obras nunca se han tocado en esta ciudad. Berlín es una de las capitales de música clásica más importantes: cuenta con siete orquestas de primer nivel, y la de la radio es una de ellas. El programa es prácticamente mexicano, lo cual es increíble en una ciudad en la que siempre ha dominado el repertorio germano"", afirmó la directora en una videoconferencia que sostuvo con los medios.

Con este par de conciertos, De la Parra se convertirá, a sus 32 años de edad, en la primera mujer en dirigir a esta orquesta alemana; sin embargo, su objetivo sigue siendo el mismo que hace casi 10 años, cuando fundó la Orquesta Filarmónica de las Américas: ""Mi intención es que pasemos de ser solo un programa a ser parte del repertorio estándar. Creo que la música mexicana y latinoamericana merece un lugar dentro del repertorio de cualquier orquesta sinfónica del mundo"", señaló.

Según la directora, lo ideal es que las obras de músicos mexicanos sean parte “del menú” que compone los programas sinfónicos, como se logró el pasado 17 de abril, cuando fue llamada para reemplazar en dos conciertos de la Orquesta de París, al director Rafael Frühbeck de Burgos. De la Parra incluyó con éxito obras de Márquez y Moncayo, al lado de compositores como Chopin y Rimsky-Korsakov.

Huapango y el Danzón número 2 han representado a la música sinfónica mexicana en el mundo; pero la directora intentará mostrar que el arte mexicano no solo es folclor: ""Somos mucho más que eso. La obra de Ibarra, por ejemplo, es completamente introspectiva, habla del subconsciente, de los sueños. No tiene nada que ver con maracas. Es importante que no nos metamos siempre en esta casilla; hay artistas de todo tipo, somos ciudades cosmopolitas con vertientes artísticas muy internacionales. Sí somos el huapango, el danzón, pero también somos Ibarra"", comentó.

Los conciertos incluirán obras del disco Mi alma mexicana, que la directora grabó en 2010 al frente de la Orquesta Filarmónica de las Américas con motivo de los festejos del Bicentenario.

 — JESSICA OLIVA