11 de enero de 2013 / 12:25 a.m.

Monterrey • El alza del 50 por ciento al Impuesto Sobre Nóminas fue producto del pánico por la falta de previsión, argumentó la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, en medio de una discusión con regidores de oposición durante la sesión del Cabildo.

Increpada tras la presentación de un dictamen para recibir recursos provenientes de la tenencia estatal, que el municipio no contempló en su proyecto de ingresos al oponerse a este cobro, la edil panista respondió con una ola de ataques al manejo financiero del Estado y sus escándalos del año pasado.

Con esto, Arellanes rompió la línea de cordialidad que hasta el momento mantenía con la administración estatal y su titular, el gobernador Rodrigo Medina.

LUIS GARCÍA