1 de abril de 2014 / 09:02 p.m.

México.- El alza en el precio de limón registrado en los últimos meses ha afectado al 35 por ciento del comercio establecido en la capital, aseguró la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope- Servytur).

El presidente del organismo, Gerardo López, dijo que restaurantes, fondas, taquerías y otros negocios han visto aumentar el costo de los productos que elaboran con este fruto, ya que por ejemplo el impacto a una taquería alcanza los cuatro mil 500 pesos mensuales.

Expresó que si bien hasta ahora los pequeños comercios no han transferido el precio del limón al consumidor final, de alargarse más dicha situación podrían subir el costo de sus productos.

El dirigente empresarial comentó que hasta la semana pasada el pequeño comerciante había absorbido el aumento, pero empezaron a notar que algunas fondas y restaurantes ya cobran las porciones adicionales.

Por ello, consideró la necesidad de establecer una política efectiva que atienda el problema, a fin de evitar afectaciones en la economía familiar y en la de los empresarios.

Mencionó que hasta ahora las autoridades han reconocido que hay indicios de acaparamiento y especulación en los precios, pero no han reportado efecto, por lo que se debe investigar la situación en las centrales de abasto, cadenas de distribución y en centros de producción para detectar el origen del conflicto.

Respecto a la introducción del limón en tiendas Diconsa, subrayó que si bien es importante bajar el precio, de hacerlo a través de subsidios lejos de resolver el problema lo agrava, ya que crea una falsa expectativa de un control que no existe y es permanente.

Además de que con esta decisión se pone en desventaja al comercio tradicional, ya que son quienes compran el producto a un precio muy por encima del comercializado por el gobierno.

"Como ya lo hemos dicho, sino se toman acciones en contra de los monopolios y faciliten que el producto llegue lo más directo posible a los consumidores finales, tendremos un alto precio en lo que resta de abril y mayo. Hasta que la estacionalidad devuelva la estabilidad", afirmó.

López Becerra subrayó que el consumidor final no se conforma con explicaciones técnicas, lo que pide es una política pública de planeación de abasto, para evitar que las eventualidades los tomen por sorpresa.

NOTIMEX