6 de octubre de 2013 / 07:13 p.m.

El Olympiacos griego dominó hoy al Pinheiros Sky brasileño por 86-69, se adjudicó los dos partidos de la serie y se alzó con la Copa Intercontinental, que regresó después de una pausa de 17 años para revivir los encuentros entre los campeones de Europa y Suramérica.

El equipo griego repitió hoy el recital del pasado viernes, cuando se ganó el primer partido por 81-70, y doblegó al equipo brasileño con una lección de defensa y un gran despliegue físico.

La superioridad de altura y de físico de los griegos, que se permitieron hacer rotaciones desde el primer cuarto, fueron determinantes en la victoria del Olympiacos.

Liderado por su capitán, Vassilis Spanoulis, el campeón europeo jugó con orden, hizo gala de un gran volumen de juego interior y de capacidad de rotación ofensiva.

Printezis, con 16 puntos, fue el máximo anotador del Olympiacos, seguido del esloveno Mirza Begic y Evangelos Mantzaris, ambos con diez unidades.

El Pinheiros, pese a jugar en casa, en Baruerí, ciudad vecina a Sao Paulo, volvió a sufrir la presión griega, que hoy neutralizó bien al mejor hombre de los brasileños, el estadounidense Shamell Stallworth, que llevó todo el peso de su equipo y fue autor de 27 puntos.

El equipo local sólo consiguió ponerse por delante en el marcador en dos momentos puntuales, al comienzo del primer y segundo cuarto, pero con ventajas mínimas de un punto.

Cuando el marcador se fue agrandando a favor de los griegos, el Pinheiros intentó encomendarse sin éxito a los lanzamientos de tres puntos y acabó desahuciados.

El Pinheiros tuvo el apoyo de cerca de 3.000 brasileños que, en varios momentos eran acallados por la gritería de los cerca de 200 griegos que viajaron para apoyar a su equipo.

EFE