26 de julio de 2013 / 01:22 a.m.

Guerrero • El dirigente de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero, Bruno Plácido Valerio, advirtió que si el Ejército no cede en su intento de desarmar a la policía comunitaria del Sistema de Seguridad Ciudadano, dicha organización cerrará las carreteras en toda su zona de influencia para exigir que se les respete.

En Chilpancingo, Plácido Valerio confirmó que los habitantes de la comunidad de Xaltianguis, perteneciente al municipio de Acapulco, determinaron abrir la carretera federal México-Acapulco, tras 24 horas de iniciar un bloqueo para exigir la salida de los elementos del Ejército.

Informó que se programó una reunión con el gobierno estatal para esta tarde-noche, en la que esperan ratificar las denuncias relacionadas con los actos de hostigamiento que sufren por parte de elementos de las fuerzas castrenses.

En dicha reunión, indicó, se definirá la ruta a seguir en el diálogo con el gobierno municipal de Acapulco, además de la relación que en el futuro tendrán con el Ejército y la Secretaría de Marina.

Comentó que si bien la carretera federal se reabrió desde anoche, la gente no se quiso retirar por completo y se quedó a las orillas, con la intención de mantener la presión para que no se suspenda el diálogo con el gobierno estatal.

Dijo que a la par de Xaltianguis, la población en el resto de las comunidades con presencia de la UPOEG ya se organiza para evitar que la milicia avance en su propósito de desmantelar al SSC, pues hace un par de días un grupo de militares desarmó a diez policías comunitarios.

Comentó que los representantes del SSC-UPOEG han cuidado el respeto a las instituciones, por eso es que se reunieron en dos ocasiones con el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, además de que durante la visita del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, presentaron una propuesta para integrar una comisión de armonía para el desarrollo de los pueblos de Guerrero.

"Nosotros ya demostramos que queremos el diálogo, entonces no hay razones para que un área dura del aparato de Estado mantenga una posición inclinada hacia la confrontación", manifestó.

Por esa razón advirtió que si no hay marcha atrás en la posición de las fuerzas militares contra las policías comunitarias, entonces retomarán los bloqueos como un mecanismo de presión.

Placido Valerio anticipó que el bloqueo ya no solamente se registraría en la carretera de Xaltianguis, también cerrarían vialidades estratégicas en la Montaña, Costa Chica, Costa Grande y en parte de la región Centro.

"Reconocemos que nos vemos muy mal cada que hay bloqueos; sin embargo, lo haremos en caso de que no haya otra alternativa", destacó.

Los bloqueos podrían generarse este viernes, si la UPOEG no establece acuerdos con el gobierno estatal y la Federación durante la reunión programada para esta noche.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN