9 de enero de 2013 / 02:32 p.m.

Monterrey  Los industriales de Nuevo León anunciaron que podrían llevarse las nóminas de sus empresas a otros estados a fin de no pagar el incremento al Impuesto Sobre la Nómina, además de iniciar una campaña para promover amparos en contra de la medida.

El presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra), Eugenio Clariond Rangel, ratificó el rechazo al aumento en el gravamen por parte de este gremio.

“Caintra ha realizado una revisión detallada del comportamiento de los ingresos, gastos y deuda de Nuevo León en los últimos 10 años, misma que hace evidente que el aumento al ISN sólo es una medida recaudatoria implementada para que el Gobierno Estatal siga gastando y endeudándose sin control”, dijo el líder empresarial.

Un de las consecuencias del ISN será que muchas empresas pequeñas migren hacia la informalidad y que otras tengan que despedir personal.

“Nos gustaría que el gobernador nos conteste: ¿Por qué castiga al empleo formal con un costo adicional de mil 600 millones de pesos para las empresas que emplean? Señor gobernador, usted sabe que con eso fomenta que los empleos informales permanezcan y crezcan”.

Aclaró que están analizando las medidas que tomarán, entre las cuales están los amparos y el llevar sus nóminas a otros estados donde no se cobre tanto el impuesto como en Nuevo León.

“Desde el punto de vista legal está el amparo; el tema del traslado de nóminas a otros estados, es algo que también se está estudiando”.

Dijo que algunas empresas ya externaron su intención de promover juicios de amparo en contra el ISN y la tenencia, por lo que “estamos evaluando la alternativa del recurso de amparo y otras líneas de acción para dar la mejor recomendación a nuestros Socios y así, aminorar el impacto negativo de esta medida”.

Señalan a otros actores

Clariond Rangel cuestionó a los diputados si sabrán las repercusiones que tiene el haber aprobado el incremento al impuesto, y señalaron que esas medidas van contra la política anunciada por el Presidente de la República.

“Y por si esto fuera poco, todo esto fue avalado por el Congreso local, incluso por la mayoría panista decepcionante donde sólo dos honrosas excepciones de 42 diputados votaron en contra… Pregunta para los diputados locales ¿Por qué votaron a favor o se abstuvieron de votar? ¿Qué intereses tienen? ¿Conocen el comportamiento de las finanzas del estado de los últimos 10 años?”.

En el análisis de las finanzas públicas encontraron que desde 2008 el gasto público del gobierno estatal comenzó a superar a los egresos presupuestados en más de un 20 por ciento, para lo cual recurrieron a incrementar la deuda, que desde el 2002 se ha triplicado en términos reales, pasando de 11 mil 255 a 36 mil 853 millones de pesos. “En los últimos tres años ha crecido más de 50 por ciento”.

En segundo lugar, dijo el líder de Caintra, el gobierno estatal tiende ingresos mayores a su presupuesto, y desde 2008 la diferencia entre lo recaudado y lo presupuestado es superior al 20 por ciento, pero no por mayores ingresos federales, sino por un incremento en la deuda para cubrir el creciente aumento de sus gastos.

— FRANCISCO ZUÑIGA