4 de noviembre de 2013 / 10:57 p.m.

México.- La película "Amor a primera visa" llega a México para mostrar la cara bella de la capital del país y disipar la imagen que proyecta al exterior como una ciudad peligrosa con un recorrido por sus espacios, su música y su gastronomía."Se ha abusado muchísimo de hablar mal de la Ciudad de México o de hablar mal de México como país en términos de seguridad. No hay que negarlo, pero entonces balanceemos y no hay que negar esa otra parte buena", dijo a Efe el productor de la cinta, Leo Zimbron.Esta comedia romántica cuenta la historia de Rachel, una funcionaria de la embajada de EE.UU. en Ciudad de México (interpretada por la actriz Laura Ramsey) que vive aislada de su entorno hasta que conoce a un mariachi (el mexicano Jaime Camil) que la hace cambiar de opinión y enamorarse de la urbe.Como un protagonista más, la capital mexicana aparece retratada en algunos de sus lugares más turísticos como el barrio de Coyoacán, la plaza de Garibaldi y el centro histórico."Esta Ciudad de México, y es lo que yo quise reflejar, también existe. Existe y no la vemos, no la gozamos", explicó a Efe el director del filme, Pedro Pablo Ibarra "Pitipol", quien aseguró que a todos los lugares que aparecen en la cinta "puedes ir sin ningún problema", la "parte bella que muy pocas veces se ve"."No estamos negando que sea peligrosa, no estamos negando que vivamos en un país en crisis, no estamos negando que exista la violencia, pero no podemos negar que existe esto también", insistió.La película, pensada para un mercado binacional México-Estados Unidos, se estrenó el pasado 4 de octubre en EE.UU. y el próximo fin de semana estará en las salas de cine de este país."Amor a primera visa" sigue el mismo esquema de negocio que la película "No se aceptan devoluciones", de Eugenio Derbez, que primero se estrenó en EE.UU. y luego en México, donde se convirtió en la película nacional más taquillera de la historia.Otro de los objetivos de la cinta es "conquistar a los públicos fuera de nuestras fronteras", dijo el productor Zimbron."Nuestro cine tiene que olvidarse del pasaporte y hacer historias universales y de calidad", apuntó el productor, quien aseguró que México está preparado para vivir otra "época de oro" en su cine.Uno de los actores de reparto de la película, el mejor amigo del protagonista, es Omar Chaparro, quien interpreta a "El Canicas", el prototipo de "mexicano entrón, luchón, que se las ingenia para resolver cualquier situación, independientemente de si tiene el conocimiento para lograrlo o no".Para hacer su papel, dijo, se fijó en "personajes entrañables" de la cultura popular mexicana como Pedro Infante, Eulalio González "el Piporro" y Germán Valdés "Tin Tan", todas figuras de esa época de oro que la película pretende homenajear.Así, el filme tiene "la esencia del cine fuera de vulgaridades, del cine donde se muestran historias entrañables de amor, románticas, de música, de conquista a la mujer mexicana", aseveró.

EFE