2 de septiembre de 2013 / 12:38 p.m.

Minutos antes de las dos de la tarde de ayer, María Rosario Abdón Hernández, de 63 años de edad, andaba descalza en la cocina de su hogar, cuando de pronto pisó un cable de energía eléctrica que conecta al refrigerador, el cual no tenía protección, y se produjo la mortal descarga eléctrica.

Los hechos ocurrieron al oriente de la ciudad, en la avenida Monumento y avenida Cementerio, justo frente a la rotonda que está a la salida de General Terán.

Familiares y vecinos, al escuchar el fuerte grito de la mujer, corrieron a ver que le había pasado y la vieron tirada en el piso, sin movimiento; los ahí presentes trataron de reanimarla, pero doña María ya no respondió.

Al lugar llegaron paramédicos de la Cruz Roja, personal de Protección Civil y policías.

Sin embargo, cuando los técnicos en urgencias médicas revisaron el cuerpo se percataron de que ya no tenía signos vitales.

Los rescatistas le encontraron las huellas de la quemadura que le ocasión la descarga eléctrica.

Más tarde, la Policía realizó las investigaciones en el área y señaló que los hechos sucedieron cuando la mujer caminaba descalza, cerca del refrigerador y los cables del mismo estaban sin la protección debida.

Al momento de hacer contacto con el cable eléctrico, la dama tuvo una muerte instantánea.

El área fue cercada por policías, quienes esperaron la presencia de peritos de la Procuraduría de Justicia.

Los expertos tomaron conocimiento de los hechos y llegaron a la conclusión de que, la muerte de doña María, se trató de un accidente.

JOSÉ BRÍGIDO AGUILAR