31 de diciembre de 2013 / 12:00 a.m.

Nicolas Anelka dejará de hacer una polémica celebración, la cual tiene una connotación antisemita y que provocó revuelto en su natal Francia.

El artillero del West Bromwich Albion es objeto de una investigación por parte de la Asociación de Fútbol de Inglaterra tras festejar el primero de sus dos goles contra West Ham por la liga Premier el sábado con un gesto que en Francia es conocido como la"quenelle".

Se trata de un gesto cuyos detractores describen como un saludo nazi a la inversa. El ministro de Deportes lo deploró como un acto "repugnante".

"El club reconoce que la celebración de Nicolas ofendió a varios sectores y le ha pedido a Nicolas que no lo vuelva a hacer", dijo West Brom, según un comunicado de prensa. "Nicolas aceptó de inmediato adherirse a este pedido".

Anelka podrá jugar el miércoles, cuando West Brom recibirá a Newcastle.

El futbolista de 34 años se defendió diciendo que sólo expresó su apoyo al comediante francés Dieudonne M'bala M'bala, que suele hacer el gesto en sus presentaciones. Consiste en extender un brazo hacia abajo mientras se toca el hombro con la mano opuesta. Dieudonne asegura que el saludo es antisistema, no antisemita.

Anelka, ex del Real Madrid, Arsenal, Liverpool, Manchester City, Bolton y Chelsea, tiene una trayectoria cargada de polémicas. El hecho más controversial ocurrió en el Mundial de 2010 cuando insultó al técnico de la selección francesa Raymond Domenech en los vestuarios y fue suspendido del equipo nacional.

AP