29 de diciembre de 2013 / 06:15 p.m.

Nicolas Anelka es noticia otra vez. Pero una vez más, el villano del fútbol francés está bajo los reflectores por malas razones.

Anelka provocó indignación en su país natal por su celebración tras anotar un gol el sábado en el encuentro de su equipo, el West Bromwich Albion con una señal que es considerada antisemítica y que el ministro de Deportes de Francia calificó como "repugnante".

El escándalo creció rápidamente ya que el presidente del Congreso Judío de Europa Moshe Kantor pidió a la liga Premier que suspenda a Anelka.

La Asociación de Fútbol inglesa estudia si abrirá una investigación sobre Anelka y si se le encuentra responsable será suspendido al menos cinco encuentros de acuerdo con las medidas disciplinarias que la Asociación ha puesto en marcha para combatir las conductas discriminatorias.

"Este saludo es una señal nazi menos conocida y esperamos que las autoridades apliquen a Anelka la misma sanción que le darían si hubiera hecho el infame saludo con el brazo extendido", dijo Kantor. "Este saludo fue creado por un antisemita bien conocido quien ha hecho público su odio hacia los judíos, se ha burlado del Holocausto y del sufrimiento de los judíos".

La señal, conocida como la "quenelle", que es un guiso tradicional francés, a menudo es utilizada por el comediante francés Dieudonne M'bala M'bala y se le describe como un saludo nazi invertido. En ella un brazo se extiende hacia abajo mientras se toca el hombro con la mano opuesta.

Anelka hizo la señal tras anotar el primero de los goles que marcó en el empate de su equipo 3-3 ante el West Ham el sábado. El ex seleccionado francés que ha estado involucrado en numerosos controversias se defendió de las acusaciones y dijo que sólo se trataba de una señal de apoyo a Dieudonne.

"No debería haber sitio para tanta intolerancia y racismo en los deportes, esperamos que las autoridades de la liga Premier inglesa, así como la policía, apliquen las sanciones apropiadas a Anelka", dijo Kantor.

Dieudonne, un comediante que se especializa en la improvisación y también es activista político que varias veces ha sido multado por insultos racistas, agradeció el apoyo de Anelka en su sitio de Facebook.

Dieudonne, a quien se ha acusado de antisemitismo, enfrenta una posible suspensión de sus presentaciones en público luego de que el ministro del Interior de Francia, Manuel Valls, prometiera que estudiara todas las opciones legales que permitan detener las actuaciones del comediante.

Anelka, quien ya había sido fotografiado haciendo el saludo, había tenido una actuación discreta desde que llegó al West Bromwich Albion pero sus dos primeros goles de la campaña fueron opacados por el escándalo.

El ex jugador del Arsenal, Liverpool, Manchester City, Bolton y Chelsea es uno de los futbolistas más talentosos y controversiales que Francia ha producido y su contribución fue importante en los títulos que obtuvieron el Arsenal en 1998 y el Chelsea en 2010.

El asunto más polémico de su carrera ocurrió en el Mundial de 2010 cuando insultó al técnico de la selección francesa Raymond Domenech en los vestuarios y fue suspendido del equipo nacional.

AP