19 de febrero de 2013 / 02:55 p.m.

Escobedo • Tras un año de estar clausurado por la Secretaría de Gobernación, el casino Malibú, antes Fantastic, reabrió ayer sus puertas en Escobedo, respaldado por inversionistas españoles.

Durante un recorrido realizado ayer, pudo ser visible la presencia de personal laborando y clientes arribando al inmueble ubicado sobre Manuel L. Barragán.

El lugar ahora es operado por la empresa Central Gaming, SA de CV, con el permiso de Producciones Móviles, y el inversionista español Shelf Company, SA de CV, sin relación alguna con Raúl Rocha Cantú, dueño del casino Royale, informó ayer el español Julio López en exclusiva para MILENIO Monterrey.

Con documentación en mano, el accionista y presidente de la firma española, manifestó que el casino reabre con todos su permisos en regla, tanto municipales como federales.

“"Está todo legal, abrimos con Producciones Móviles y abrimos con Central Gaming que es la operadora, con la autorización de Segob. Compramos el 25 por ciento de Producciones Móviles a través de Shelf Company, el cual yo soy el presidente"”, dijo el también accionista de la firma.

La casa de apuestas pudo operar de nuevo con el permiso de Gobernación DGAJS/SCEVF/P-06/2005-Ter, garantía que causó una ola de controversia luego de que la administración de Felipe Calderón la entregó a la firma Producciones Móviles al final de su mandato.

El pasado 15 de enero, tras un amparo promovido por Entretenimiento de México, Javier Rubén Lozano Martínez, juez Segundo de Distrito en Materia Administrativa de Nuevo León, resolvió una suspensión definitiva para el casino.

Sin embargo, el presidente de Shelf Company informó que reabren en forma legal con el mismo permiso y sin notificación alguna por parte de Gobernación que establezca lo contrario.

“"No hemos recibido de Gobernación ninguna notificación que diga que nuestro permiso está fuera, seguimos operando normalmente, aquí están los contratos irrevocables de operaciones con toda la documentación pertinente y usos de suelo, y la anuencia municipal de Escobedo del año 2009"”, indicó.

Una resolución administrativa modificó el ocaso del régimen calderonista el listado de permisionarios, utilizando como base el permiso DGAJS/SCEVF/P-06/2005 que se concedió hace más de siete años a la empresa EMEX, que tiene como accionistas a Arturo Rojas Cardona y Héctor Gutiérrez Cortés.

En enero del 2012 la Secretaría de Gobernación clausuró el Casino Malibú y el Riviera, por presuntamente operar en forma ilegal, y detuvo a una veintena de trabajadores, quienes luego denunciaron penalmente a la PGR por presunto maltrato.

Sin embargo, el presidente de Shelf Company, SA de CV, afirmó que Gobernación realizó las clausuras en forma ilegal sólo por presión pública, ya que tenían toda la documentación en regla.

“(La clausura fue hecha) por encima de alguna manera de la legalidad porque contaba con todo los permisos, estaba bien, pero se cerraron más bien por presión pública o mediática o como le queramos llamar, tan es así que todos los juicios que derivaron de aquella clausura y de las diferentes detenciones fueron resueltos completamente a favor de nuestra empresa"”, indicó.

Descartó que la administración de Felipe Calderón los haya beneficiado con el permiso ya que lo que fue otorgado consistió en un cambio de estatus de operador a permisionario, salvaguardando las diferentes inversiones y empleos con las que contaba Producciones Móviles con su estatus como operador.

El inversionista español indicó que no tienen ninguna relación o vínculo con Raúl Rocha Cantú, quien operaba años atrás el Casino Fantastic

“"Ninguna (relación), yo a Raúl Rocha Cantú lo conozco de oídas, pero personalmente nunca he cruzado una palabra con él"”, dijo el apoderado de la empresa que reabrió en Escobedo.

MARILÚ OVIEDO Y EDUARDO MENDIETA