21 de marzo de 2013 / 01:41 a.m.

Monterrey.- • Han pasado casi 2 años del asesinato de su hijo a manos de militares en uniforme de Seguridad Pública del Estado, y al igual que casos similares, los avances para sancionar a los culpables son nulos.

Don Otilio Cantú estima que la autoridad le apuesta a que pierda la paciencia, o que las indirectas que ha recibido lo amedrenten, pero afirma que con él se van a topar.

Bajo la perspectiva de que ya no tiene nada más que perder, el padre del joven victimado el 18 de abril del 2011 acusa que a nadie parece interesarle la aplicación de la justicia.

"En este momento el caso sigue igual, no ha habido ningún avance. Se encuentra en etapa de instrucción posterior a la resolución de un segundo juicio competencial que se hizo en la Ciudad de México.

"Las leyes existen, pero las leyes no se cumplen, ni siquiera por los propios magistrados que son en teoría los máximos exponentes de la ley en cada estado", condena el doctor de profesión.

Su molestia no es de a gratis. Durante meses han traído el caso de su hijo de los juzgados civiles a los militares y viceversa.

El llamado y exigencia de justicia, refiere Cantú, tiene por objetivo cerrar un ciclo, marcado por el dolor de ver a un hijo asesinado en plena vía pública y al que se le sembraron armas para hacerlo pasar como delincuente.

"El cierre se va a hacer cuando se cumpla la justicia, cuando se castigue a los culpables, siempre he comentado que lo que estoy solicitando es que se cumpla la justicia, nada por deseos que se le haga algo a estos señores asesinos", sostiene.

El crimen de su hijo, de nombre homónimo, es similar al de los 2 jóvenes estudiantes del Tecnológico de Monterrey asesinados por militares hace tres años.

Tras el reclamo vertido está semana por la comunidad estudiantil, el doctor Cantú reflexiona que los incidentes de autoridades que matan a civiles "por error" han proliferado en meses recientes.

"El caso de mi hijo es uno de miles de casos que hay a todo lo ancho y largo de la República Mexicana, que hubo en el sexenio de Calderón porque ahí fue cuando se propició todo...quedó una situación muy conflictiva".

Las fuerzas de Otilio Cantú están enfocadas a la resolución del crimen, pero en el futuro no descarta iniciar un movimiento u organización que asesore a víctimas de hechos similares.

"Al final del día, lo que pretendo que se haga es que ya no se sigan asesinando muchachos".

LUIS GARCÍA