12 de enero de 2013 / 05:57 p.m.

México  Los cárteles mexicanos incrementaron de manera considerable la instalación de laboratorios clandestinos para la fabricación de droga, principalmente metanfetaminas, en territorio nacional. En 2001 el Ejército descubrió cuatro instalaciones de este tipo, mientras que en 2012 halló 236.

De acuerdo con un informe de la Secretaría de la Defensa Nacional, la vertiente del Pacífico es la “región ideal” para la introducción de sustancias químicas utilizadas en la elaboración de drogas sintéticas en instalaciones ubicadas sobre todo en Michoacán, Guerrero, Jalisco y Sinaloa.

Durante el sexenio de Vicente Fox, personal militar solo aseguró 41 laboratorios, inclusive uno en la delegación Miguel Hidalgo del Distrito Federal el 10 de agosto de 2004.

A partir de la administración de Felipe Calderón el número de éstos creció exponencialmente. En 2007 fueron localizados 25 en Sinaloa, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Jalisco y Michoacán.

En 2008 fueron 56 en Querétaro, Michoacán, Sinaloa, Jalisco, Tamaulipas, Chiapas, Hidalgo, Edomex, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas y Durango. En 2009 se contabilizaron 187 laboratorios en Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Baja California, Sonora.

En 2010 fueron 143 en Durango, Sinaloa, Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Colima, en 2011 se hallaron 207 en Jalisco, Sinaloa, Michoacán, Colima, Veracruz, Sonora, en 2012 se encontraron 236 y en lo que va de 2013 no se tienen registros.

La Sedena señaló que la destrucción de estas instalaciones “sin lugar a dudas han afectado negativamente a la delincuencia organizada”.

Destacó eventos “históricos” como el registrado el 5 de noviembre de 2011, en el rancho El Mogote, municipio de Aculco, Estado de México, donde se localizó un laboratorio para elaborar drogas sintéticas. Se aseguraron 3 mil 951.65 kilogramos de metanfetamina; el segundo más relevante en la historia del país en este tipo de droga.

El 1 de febrero de 2012, en Coyuca de Catalán, Guerrero, se localizó un laboratorio para elaborar heroína y se incautaron 3 mil 640 litros de esta droga, el más relevante en México. El 7 de febrero de 2012, en el rancho Villarreal, Tlajomulco de Zuñiga, Jalisco, se halló otra instalación clandestina.

— IGNACIO ALZAGA