8 de febrero de 2013 / 02:43 a.m.

Ansioso por debutar ya con el Villarreal de España, su nuevo club, viajó hoy el volante mexicano Javier Aquino, tras participar la víspera con la selección nacional, en la pobre actuación frente a Jamaica, que sacó un 0-0, histórico del estadio Azteca.

Con una sonrisa amplia que denotaba su estado de ánimo, el ex jugador del Cruz Azul viajó hoy hacía territorio ibérico para reportarse con el "Submarino Amarillo", que por ahora marcha en la Segunda División de España y para el cual jugará por las próximas tres temporadas y media.

"Voy muy contento e ilusionado. Sé que las cosas no son fáciles, porque en Europa nadie te regala nada, pero tampoco en México, siempre en cualquier liga nadie te regala nada y va a ser para mí importante adaptarme rápido, porque sé bien a lo que voy y estoy contento de haberlo hecho", dijo previo a partir al continente europeo.

Acompañado por sus padres, su novia y hasta con su perrito, el seleccionado mexicano aseguró que va a esta aventura consciente de lo que quiere en esta nueva etapa de su trayectoria.

"Siempre he tenido claro lo que quiero. Mi objetivo siempre ha sido ser un jugador importante y ahora vamos por un paso más en mi carrera y buscaré consolidarme en Europa", expuso.

Notimex