4 de enero de 2013 / 03:31 a.m.

Chihuahua • Tras repuntar el clima de inseguridad en el estado de Chihuahua, donde se han multiplicado las narco ejecuciones en la zona serrana principalmente, el gobernador César Duarte Jáquez, aseguró que con el apoyo de la federación se revertirá esta situación.

Se implementará una acción contundente por parte del gobierno de la República en coordinación con el gobierno del estado en la zona serrana donde se ha encontrado la incidencia de eventos relacionados con el crimen organizado, para que en Chihuahua no haya región alguna considerada como un foco rojo, anunció.

Al ser entrevistado sobre este tema en la entrada del Palacio de Gobierno, el jefe del Ejecutivo estatal, manifestó que se presentará en esta entidad la tendencia a la baja de este delito, como se ha mantenido desde el 2010, en que inicio su administración.

"Desgraciadamente el número de ejecuciones es un fenómeno que hoy en la sierra se está marcando, pero estoy convencido de que en este mismo mes se revertirán las cifras y Chihuahua mantendrá la tendencia a la baja como la hemos mantenido afortunadamente en los últimos años", indicó.

Ante las casi 30 ejecuciones ocurridas en aquella región, donde destacan 11 habitantes de Guadalupe y Calvo, y nueve personas en dos casos registrados en la carretera Guachochi-Creel, entre las que se cuenta a cuatro maestras de una familia, Duarte dijo:

"El repunte de homicidios registrados en la sierra, ha sido producto de un conflicto entre grupos antagonistas y factor de la misma orografía y circunstancias del territorio, donde los grupos delincuenciales entran y salen del estado con destino a estados vecinos, esto ha sido un factor permanente en los últimos años y habremos de resolverlo", advirtió.

JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO