ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
29 de agosto de 2013 / 01:38 p.m.

Guerrero • José Luis Ávila Báez, esposo de Nestora Salgado García, coordinadora de la policía comunitaria de Olinalá, adherida a la CRAC-PC, acusada de secuestro equiparado y a quien se le dictó auto de formal prisión, informó que iniciará este miércoles en Seattle, Estados Unidos, donde radica, una huelga de hambre por tiempo indefinido en un edificio gubernamental del centro de esa ciudad.

 

El hombre demanda la liberación inmediata de Salgado García y que el gobierno federal deje de hostigar y oprimir a la comunidad indígena, “como lo está haciendo ahorita, que dejen de maltratarlos, ya suficiente tienen con la pobreza con la que viven como para que todavía tengan al crimen encima y un gobierno que supuestamente está para proteger a la gente y solo la ataca”, criticó.

 

Según información reciente, representantes del Senado estadunidense se han acercado a los familiares para saber sobre el caso.

 

Entrevistado vía telefónica, Ávila Báez indicó que la huelga de hambre la trasladará el domingo a Nueva York frente al edificio de la Organización de las Naciones Unidas, para “poner en evidencia la opresión del gobierno que apenas les reclaman poquito, con voz fuerte, van por la persona acusándolo de criminal o guerrillero como lo han hecho todo el tiempo”.

 

Cuando les alzan la voz es lo primero que hacen, criminalizar para deshacerse de esa persona, protestó.

 

“Si me muero en esto, me moriré frente a las Naciones Unidas, ya basta de tanta opresión. Aguirre sabe que lo que Nestora hizo está legalmente hecho, que ahora se haga pendejo es otra cosa”, atajó Ávila Báez.

 

Indicó que le pedirá a la comunidad americana que no visite Acapulco ni Zihuatanejo, que suba a La Montaña para que vea la verdadera cara de Guerrero, donde se vive de lo peor, las comunidades indígenas metidas en la miseria, el crimen y, encima, el gobierno hostigándolos.

 

“Al mundo quieren venderle un México próspero, todo bajo derecho y justicia, mientras a mi señora metida tres, cuatro años en la cárcel, para que digan después, discúlpenos usted es inocente sabiendo todo mundo que es inocente –cuestionó- ¿Qué pasa con la otra gente que sí había cometido delito?

 

“Reitero que se trata de un caso político contra Nestora porque no tiene pelos para decir las verdades a la gente.

“Eso a ellos es lo que más les ha incomodado, todos sabían porqué se había arrestado a esa gente, no fue a escondidas eso del rescate, es mentira, todos saben de dónde viene el golpe, se convirtió en la piedrita en el zapato”, aseguró.

 

Agregó que tenía conocimiento desde antes de su detención de que la Marina y el gobierno la estaban hostigando, especialmente el teniente Sierra, todo el tiempo, ella no temía por los sicarios, sino por el gobierno.

 

“Varias veces le dije que se regresara, pero me decía era imposible porque ´la gente me pide que si me voy ¿qué van a hacer sin mí? No me puedo ir, por una cuestión de ética moral´, no podía dejar a la gente a su suerte pero tuvo la oportunidad de irse de Olinalá”, señaló.

 

En otro punto reclamó a los medios nacionales que han actuado con opacidad de todo lo que ocurre allá arriba (en la Montaña), ni dicen nada, cuando se vive de lo peor, para ellos solo que haya muertos es noticia, ahora dicen que Nestora es secuestradora sin saber toda la historia, cómo empezó, cómo fueron las cosas.