14 de enero de 2013 / 12:59 a.m.

Cancún • El gobernador Roberto Borge anunció la aplicación de un plan de Cero Tolerancia Contra el Crimen Organizado, luego de un fin de semana con tres ejecuciones en la entidad --dos en Cozumel y una en Cancún-- que ordenó investigar a fondo y garantizó que se defenderá la seguridad de la población y la imagen turística de Quintana Roo.

Esta mañana fueron ejecutadas dos personas en el centro de Cozumel cuando circulaban en un automóvil por la Quinta Avenida, entre las calles 5 y 7 Sur.

El mandatario señaló que durante su gobierno se mantendrá una política de mano firme contra la delincuencia, como anunció al asumir el cargo.

“"En Quintana Roo nada ni nadie está ni estará por encima de la ley, no escatimaremos esfuerzos para garantizar la seguridad de las familias y salvaguardar la tranquilidad e imagen de nuestros destinos turísticos, actividad de la que dependen miles de familias"”, advirtió el mandatario.

Anunció que ordenó al Comisionado de la Policía Estatal Preventiva, José Concepción Delgado Díaz, concentrarse en Cozumel para coordinar la participación y coordinación de todas las corporaciones policiacas para responder a la ciudadanía con un rápido avance de la investigación y esclarecimiento de la doble ejecución.

En su cuenta de Twitter, el Alcalde de Cozumel, Aurelio Joaquín, admitió que desde la detención del narcotraficante Mateo, la isla disputada por grupos de delincuentes organizados.

Aurelio Joaquín dijo en su mensaje que “"Cozumel seguirá segura y los vendedores de droga seguirán siendo perseguidos"”.

Con la ejecución de este domingo en Cozumel, suman siete las registradas en Quintana Roo los primeros 13 días del año, según la policía todas ligadas con el narcotráfico.

Las ejecuciones de este año, una se registró ayer en Cancún, otra en la subdelegación de Bonfil, otra en la colonia Cetina Gasca de la subdelegación de Puerto Morelos, otra en Playa del Carmen, y tres en Cozumel, confirmó la policía.

FERNANDO MERAZ