23 de abril de 2013 / 11:55 p.m.

Cancún Centro • Al cabo de meses de discusiones y evaluaciones, el ayuntamiento de Benito Juárez descartó toda posibilidad de aprobar la licencia de construcción para el proyecto comercial Dragon Mart Cancún.

El alcalde Julián Ricalde Magaña señaló que el proyecto presentado por la empresa promotora –en la que participan empresarios panistas de Monterrey y la ciudad de México—“no cumplió con la normatividad establecida para otorgarle licencia de construcción.”

Expuso que el cabildo y la sociedad civil realizaron un profundo análisis del tema, tras el cual se decidió rechazar el proyecto.

“Los promotores pueden apelar, pero en el municipio estamos listos para defender con argumentos legales esta decisión, si es necesario ante tribunales competentes, agregó el edil, luego de que los representantes de la empresa anunciaron que están dispuestos a recurrir a un amparo.

Ricalde Magaña escribió en su cuenta de Twitter: “La decisión de no otorgar el permiso de construcción al #DragonMart se hizo en total apego a derecho”.

El Ayuntamiento decidió negar los permisos de construcción porque el director de Dragon Mart entregó un proyecto que no corresponde con los planos presentados, ni cumple con requerimientos de la Unidad de Gestión Ambiental adjudicada al predio donde se planea desarrollar el centro comercial de mercaderías chinas, explicó el municipio.

El director del proyecto, Juan Carlos López Rodríguez, aseguró que independientemente de la decisión de la autoridad municipal, los promotores promovieron una demanda el dos de abril que fue aprobada el lunes para ser analizada por un tribunal unitario de Chetumal.

“Ante atraso de más de 15 días por el Ayuntamiento de Benito Juárez para definir la licencia de construcción para Dragon Mart Cancún, el caso fue planteado ante esta instancia judicial, que resolverá si procede o no la licencia de construcción.

El municipio tenía un plazo legal de cinco días para definir al respecto, dijo el director Juan Carlos Rodríguez, quien minimizó la postura definida por el alcalde Julián Ricalde.

El 23 de marzo pasado el Consejo Coordinador Empresarial del Caribe (CCEC) fijó su postura en relación con el polémico Dragon Mart y en un comunicado oficial expresó que “se trata de una inversión importante, pero el proyecto se ha manejado con opacidad y resulta inequitativo.”

El organismo que encabeza Francisco Córdoba Lira, pidió a autoridades de los tres niveles de gobierno que actúen de manera profesional y dentro del marco legal.

“Dragon Mart presenta un factor de diversificación económica por la posibilidad de generar el segmento de turismo de negocios. Sin embargo, desafortunadamente ha sido un proyecto que ha generado dudas e incertidumbre en la sociedad y ha comprometido estudios, que no entregó, pese a diversos cuestionamientos empresariales”, agregó el Consejo.

Dragon Mart, originalmente fue planeado por el empresario panista José Luis Salas Cacho, directivo de Grupo Logistic y exvicepresidente de Dragon Mart Cancún. Asociado también con Grupo Servicón, Corporación Saca y Corporación Sama.

Salas Cacho fue coordinador general de las precampañas presidenciales de Manuel J. Clouthier, en 1988, Diego Fernández de Cevallos, en 1994 y coordinador estratégico de la campaña presidencial de Vicente Fox en 2000. Prominentes panistas lo señalaron en 1988 como cabildero con Luis H. Álvarez y Manuel Camacho Solís.

FERNANDO MERAZ