17 de febrero de 2013 / 08:35 p.m.

Monterrey  • Para Gregorio Orozco su camioneta RAM en color negra representa su tesoro más preciado, pues con ella diariamente trabaja fabricando estructuras para flores.

Pero la madrugada de este sábado, su suerte cambió para mal, pues un accidente destrozó su camioneta y estuvo a punto de acabar no sólo con su vida, sino también con la de su familia.

Eran aproximadamente las 2:00 horas, cuando Gregorio en compañía de su sobrino, la novia del mismo y su pequeña hija, se dirigían al sur de la ciudad y transitaban por la avenida Ignacio Morones Prieto, todo transcurría de manera normal.

Pero antes de llegar a la calle Querétaro, un automóvil Mazda atravesaba los tres carriles de circulación a exceso de velocidad, tratando de ingresar por esta calle a la colonia Independencia, pero no logró su cometido.

El auto de lujo se impacto con la baqueta y siguió su recorrido hasta que chocó contra un negocio, Gregorio Orozco ya no pudo detener su marcha a pesar de que pisó a fondo el freno y se impacto en la parte trasera del otro vehículo.

Esto ocasiono que los ocupantes de la camioneta, se golpearan con el tablero, mientras que en el automóvil Mazda una dama gritaba desesperada y llena de pánico solicitaba ayuda.

Llegaron las unidades de la Cruz Verde y atendieron a los participantes de este accidente, ninguno de ellos fue llevado a un hospital, sus lesiones eran mínimas.

El agente de tránsito de Monterrey, indicó que el conductor del automóvil Mauricio Ávila Ramón de 33 años, presentaba aliento alcohólico al momento que fue cuestionado sobre lo ocurrido, pero será a través del dictamen médico determinar si efectivamente había consumido alcohol antes del accidente.

FRANCISCO CANTÚ