20 de marzo de 2013 / 01:14 a.m.

El subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana reafirmó que mientras sea necesaria la presencia del Ejército en las calles, ahí se mantendrá.

 Oaxaca • El subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, aseguró que la violencia y presencia del crimen organizado esta focalizado solo en tres regiones del país: norte, el Bajío y parte del estado de Guerrero.

Dijo no ver el regreso del Ejército a sus cuarteles en el corto plazo y afirmó que se actuará con todo el peso de la ley para hacer frente al fenómeno de la inseguridad.

“Mientras siga habiendo necesidad de presencia del Ejército, se mantendrá en las calles”.

Aclaró que en los primeros 100 días de gobierno federal se ha visto que el registro de delitos se ha mantenido. Particularmente, los homicidios que han tenido una ligera alza, pero afirmó que es muy prematuro aún hablar de tendencias.

“Somos un gobierno que apenas está empezando a hacer valer su política anticrimen y estamos construyendo apenas los cimientos de nuestro programa de prevención, esperando instalar la base operativa en las 32 entidades federativas antes que concluya el mes de marzo”.

Detalló que en 57 municipios se instrumentará una estrategia de prevención y se aplicarán planes de desarme, con intercambios por despensas o computadoras en zonas rurales, donde se cuenta con una amplia participación ciudadana, además de que aplicará la tolerancia cero a la corrupción policial.

“Vamos a tener un programa de auditoría social para que podamos transparentar cada peso que se invierte en las políticas de prevención, donde no se permitirá el desvío de fondos”.

Mencionó que Guerrero tendrá la bolsa más amplia, porque cuenta con el mayor número de municipios con delincuencia focalizada. Además de Nuevo León y la región de La Laguna, y Michoacán.

En Oaxaca, Campa firmó con el gobernador Gabino Cué el Convenio de Adhesión e Instalación de la Comisión Interinstitucional Estatal de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, que implica la liberación de 45.2 millones de pesos para brindar atención focalizada en la prevención del delito en los municipios de Tuxtepec y Oaxaca, que recibirán 21.4 y 23.7 millones de pesos, respectivamente.

Detalló que los fondos se aplicarán en programas de prevención del delito en las regiones y localidades donde se generan fenómenos de violencia, con atención principal en cuatro rubros: violencia familiar, violencia escolar, prevención de adicciones y problemas de desempeño escolar.

Campa Cifrián dijo que el objetivo de la prevención es fortalecer la cohesión social y comunitaria, mediante la implementación de acciones integrales, que permitan combatir las adicciones, rescatar los espacios públicos y reconstruir el tejido social, a través de la consolidación de una cultura de paz y legalidad.

Indicó que el éxito de las grandes estrategias anticrimen del mundo está sustentado en la focalización, como en Palermo, Italia, donde fue desarticulada la mafia en ese lugar.

En su percepción y análisis, Oaxaca no se halla entre las zonas con mayor violencia del país; sin embargo, se debe trabajar constantemente en la prevención para fortalecer la cohesión social y atender los polígonos territoriales que más lo requieren.

“En el caso particular de Oaxaca, trabajaremos en donde se concentren los fenómenos de violencia, y para ello es fundamental la participación ciudadana en los términos de la ley”, afirmó.

Aclaró que el resto de los municipios que no sean integrados en esta estrategia, serán apoyados con recursos del Fondo de Seguridad Municipal.

Para enfrentar a los grandes cárteles y mafias, precisó que hay una estrategia para enfrentarlo con un estado de fuerza de reacción integral, que suma los esfuerzos y la coordinación de todas las fuerzas estatales de seguridad y federal, y de los ministerios públicos.

Campa Cifrián indicó que se trabaja para hacer de las cárceles sitios de auténtica readaptación social, donde hay que revisarlas para evitar las fugas.

En tanto, el gobernador, Gabino Cué, se comprometió a trabajar de la mano del gobierno federal en la lucha contra la inseguridad.

Dijo que ya no se trata de una guerra entre buenos y malos, sino de focalizar los puntos del mapa delictivo y contrarrestarlo con prevención.

ÓSCAR RODRÍGUEZ