8 de diciembre de 2013 / 06:54 p.m.

Cancún.- Los elevados índices de obesidad que se registran en Quintana Roo, que incluso lo colocan en los primeros lugares a nivel nacional en la incidencia de casos, obligan a aplicar acciones preventivas, indicó el investigador Francisco Montes de Oca Garro.

El director de la División de Ciencias de la Salud de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) expuso que se debe desestimular el consumo de productos con alto contenido calórico, que generan la obesidad, misma que causa diversas enfermedades, como la diabetes.

De igual forma, indicó, es necesaria la implementación de campañas que promuevan la actividad física y la práctica de hábitos de vida sanos.

"Es muy difícil cambiar usos y costumbres de un día para otro, tiene que hacerse de manera gradual y mediante la generación de conciencia", refirió, en entrevista.

Aseguró que es un error hacer creer a la gente que basta con una dieta, ya que es sólo parte de todo un proceso, por lo que se requiere generar conciencia sobre el problema para prevenir o evitarlo y que las personas adopten otras medidas.

Resaltó que la diabetes se ha convertido en uno de los principales problemas de salud en la actualidad, por lo que incluso ya se imparte un diplomado sobre el tema en la Uqroo en su campus de Chetumal.

Sin embargo, se requiere de un trabajo más intensivo, como la conformación de un cuerpo de investigadores que permitan reforzar los conocimientos en torno al tema, ya que hay casos que no se deben generalizar y las características suelen ser muy diferentes.

El análisis, explicó, permitirá particularizar en términos de las necesidades propias de la región, lo que requiere de un proceso de formación de recursos humanos.

Montes de Oca Garro manifestó que la Península de Yucatán, donde se ubica Quintana Roo, ocupa un "nada honroso" segundo lugar a nivel nacional en el tema de obesidad, que es un problema multifactorial.

Refirió que por un lado existe una carga genética, debido a que los antepasados mayas eran un pueblo básicamente agrícola, que acostumbraba alimentarse durante la cosecha, de tal manera que el cuerpo tuviera reservas para el estiaje, y por otro están los avances tecnológicos que alejan a las personas de las prácticas físicas.

En ese sentido, indicó que el problema se complica porque se han adoptado hábitos de vida sedentaria, sin actividad física, lo que provoca que la comida se acumule en el cuerpo, convirtiéndose primero en grasa y después en elementos tóxicos.

Por su parte, el secretario estatal de Salud, Juan Ortegón Pacheco, expresó que en 2012 acudieron a consulta por problemas de peso corporal 103 mil 991 personas, de las cuales 27 mil 904 resultaron con obesidad y el resto con diversos problemas de sobrepeso.

Notimex.