3 de junio de 2013 / 01:32 a.m.

Monterrey.- • La Iglesia católica apoya la nueva ley contra el acoso escolar, también llamada antibulling y que fue promovida por los miembros del Congreso local, porque se necesita recuperar algunos valores que se han perdido y se evitarían muchos problemas, confirmó el arzobispo Rogelio Cabrera López.

“Esto que ocurre en las instituciones, en las escuelas, es fruto del sobrecalentamiento de ánimo que tiene la gente, falta recuperar la serenidad, la alegría, el respeto la tolerancia y, precisamente, esas acciones van a ello, a procurar que nos veamos con respeto, con dignidad”, dijo el prelado.

Señaló además que se considera buena porque se tienen aún que recuperar algunos valores que se han perdido, por eso, esta ley es apoyada por la Iglesia, ya que va encaminada a la sana convivencia.

“Es buena porque todo lo que sea para proteger los derechos de los demás siempre debe ser aprobado y promovido”, manifestó Cabrera López en relación a la ya tan polémica ley.

La ley fue propuesta por el líder de la bancada del PRI, Édgar Romo, y fue aprobada el pasado sábado y enviada al gobernador Rodrigo Medina en espera de que sea aprobada y publicada en el Periódico Oficial para que pueda entrar en vigor.

Las declaraciones de la Iglesia se dieron en el marco de la Carrera 10 K y 5 K por el Diezmo, que fue organizada por la Arquidiócesis de Monterrey, que se organizó en el primer cuadro de la ciudad, siendo precisamente el arzobispo Rogelio Cabrera López, en responsable de dar el banderazo de salida a los más de tres mil corredores que participaron en la justa.

“Es la tercera vez que hacemos esta promoción, desde luego más allá de lo que es la colecta, es sobre todo promover la convivencia entre los ciudadanos, entre los católicos y uno de los objetivos de nuestro plan de pastoral de este año, es la vivencia comunitaria y queremos que esto sea expresión de ello y recordar que todos tenemos que colaborar para todos, que la iglesia necesita la participación de todos porque gracias a dios hay muchas acciones en bien de la comunidad que se pueden hacer a través de la iglesia” dijo el arzobispo.

En esta carrera no hubo disparo de salida, solo un conteo por parte de los participantes y luego el repicar de campanas de la catedral que anunciaban el arranque de los corredores en la carrera del diezmo en su tercera edición.

Alberto Vázquez