Sandra González
10 de septiembre de 2013 / 12:49 a.m.

 

Monterrey • La Reforma Hacendaria que propuso el presidente Enrique Peña Nieto favorecerá al estado de Nuevo León con la llegada de más recursos y la permanencia de otros, consideró el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

Para conocer mejor los alcances y beneficios, el equipo financiero del Gobierno del Estado comenzó a reunirse desde este lunes. Ahí harán cálculos para definir cuánto dinero representa para la entidad dichas modificaciones.

El mandatario informó que desde el domingo se reunieron con el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray para conocer los detalles de la iniciativa de reforma.

La reforma federalista contiene la propuesta de que los pagos a los maestros se realicen de forma directa por el Gobierno de la República, lo que le quita una carga a las entidades.

“Los estados nos viene muy bien, viene también el tema educativo que para Nuevo León es una carga enorme, en el presupuesto del estado de Nuevo León, más del 50 por ciento se va al tema educativo, y lo que propone la iniciativa es que el gobierno federal ya se haga cargo del pago a todos los maestros en una sola negociación, es decir, que ya se evite la doble negociación y que le cueste a las entidades federativas los maestros, en Nuevo León viene siendo toda la diferencia”, dijo.

Además de la simplificación de procedimientos para la declaración de impuestos para los empresarios, favorece la propuesta para formalizar toda la actividad económica.

“Lanza incentivos para que las personas que se encuentran a la informalidad pasen a la formalidad, no es con un principio inquisitorio, le decía yo al Presidente que les convenga más estar en la formalidad, porque van a tener un régimen muy sencillo para entrar y van a poder darle a su gente seguridad social, médica y con ciertas facilidades que el gobierno va explicar y dar mayor detalle para ello”, indicó.

Medina de la Cruz dijo apoyar totalmente la iniciativa presentada este domingo por el jefe del Ejecutivo federal.

La iniciativa que se encuentra en la Cámara de Diputados plantea la aceleración económica, la eliminación gradual del subsidio a las gasolinas, un seguro de desempleo y pensión universal, impuestos verdes y una nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta.