29 de mayo de 2014 / 07:47 p.m.

Nueva York.- Los llamativos audífonos de Beats Electronics sirven de accesorio para los chicos de moda en el subterráneo de Nueva York, pero compañías tecnológicas como Apple y Samsung están descubriendo que a los dispositivos portables como relojes inteligentes y Google Glass les queda un largo camino antes de convertirse en un artículo que todo el mundo quiera poseer.

La compra de Apple de Beats Electronics por 3.000 millones de dólares, de lejos la mayor adquisición que haya hecho la compañía, es al menos en parte un reconocimiento de que los fundadores de Beats, Dr. Dre y Jimmy Iovine, podrían ayudar a Apple a incorporar más estilo y clase a sus dispositivos tecnológicos premium, especialmente a una nueva ola de artefactos que se pueden portar en el cuerpo.

Las compañías tecnológicas ven los dispositivos portables como un área importante de crecimiento más allá de los teléfonos inteligentes y tabletas, y poco a poco muchos se están dando cuenta de que si esperan que la gente use brazaletes para monitorear la actividad física, relojes inteligentes para sustituir teléfonos inteligentes o gafas conectadas a Internet, esos aparatos deben enfocarse de igual modo en funcionalidad y forma.

Hasta ahora, los aparatos portables más famosos están lejos de ser elegantes. El Google Glass estándar parece más sacado de Star Trek que un accesorio de moda. Las bandas para la actividad física que se supone deben usarse las 24 horas del día son difíciles de llevar con vestidos de noche o traje y corbata.

"Supongo que son accesorios, pero no diría que son alta costura", dijo Alison Minton, una bloguera que escribe sobre accesorios, joyas y bolsas en accessorygeneration.com. "Tienen un largo camino antes que puedan ser considerados alta costura como Chanel o Prada".

Para cambiar eso, las compañías tecnológicas están comenzando a atraer grandes talentos del mundo de la moda. La movida de Apple se produce menos de un año después de que la inventora de iPhone y iPad contratara a Angela Ahrendts, una respetada ejecutiva que ayudó a moldear a Burberry en la popular marca de lujo que hoy es. En semanas recientes, Google trajo a la ejecutiva de moda y mercadotecnia Ivy Ross, quien trabajó para Calvin Klein, Gap y Coach, para que dirija su unidad de Google Glass.

"Con su ayuda, estoy deseosa de responder la pregunta que parece simple pero es verdaderamente audaz sobre Glass: ¿puede la tecnología ser algo que nos libere y nos mantenga en el momento en lugar de sacarnos del mismo? ¿Puede ayudarnos a levantar la vista y mirar al mundo que nos rodea, y a la gente que lo comparte con nosotros?", escribió Rossin en Google Plus.

Para Ahrendts, Apple ya es una marca de lujo. Tres años antes de que la compañía la contratara, expresó su admiración por Apple en una entrevista con el Wall Street Journal.

"No veo a Gucci ni a Chanel ni a nadie", le dijo Ahrendts al diario en el 2010. "Si veo a una compañía como modelo, es a Apple. Es una compañía de diseño brillante que trabaja para crear un estilo de vida, y ese es el modo en que nos veo".

Sin duda Apple ha sido por años quien dicta las tendencias en aparatos elegantes. Jony Ive, quien diseñó el nuevo sistema iOS7 así como el iPod, el iPhone y el iPad, todavía sigue siendo el principal visionario de estilo de la empresa, pero Dr. Dre y Iovine han creado audífonos muy populares que los jóvenes hipsters, celebridades y atletas profesionales quieren usar, incluso si no están escuchando música. El punto de vista de Dre y lovine será muy valorado cuando Apple introduzca su próximo aparato sensación.

La unión de especialistas en tecnología y amantes de la moda se está produciendo lentamente, dijo Michael Londrigan, decano de asuntos académicos en el LIM College, una escuela de moda en Nueva York. Cuando Apple contrató a Ahrendts, "fue realmente el comienzo de esto".

"En general la meta es unir la función con la moda, crear una tecnología que se pueda usar como si fuera ropa que luzca fluida y sin remiendos".

De hecho, lo estorboso de la gran mayoría de los aparatos portables es lo que hace que mucha gente no los considere, dijo Minton. Para ella las bandas para la actividad física recuerdan "los enormes relojes que tenía cuando era niña". Aquellos con una calculadora incluida.

"No parece algo que un adulto realmente usaría. Es funcional, pero cuando te importa la moda no siempre se trata de la función sino de cómo se ven las cosas", dijo.

Además de la necesidad de un diseño más delicado y poco intrusivo que se pueda usar con una camiseta o con un traje sastre, la tecnología portable también tiene un reto material.

"Las bandas para medir tu rendimiento físico son esencialmente de plástico, eso es algo que difícilmente atrae a los amantes de la moda", dijo Minton. "No es realmente un material muy sensual".

Entonces, ¿qué hará que las compañías tecnológicas se metan más en el mundo de la moda? Minton dice que asociarse con casas de moda muy establecidas como Stella McCartney o, claro, Burberry, para colecciones de edición limitada.

"Quizá no necesites una de esas bandas para controlar tu rendimiento físico, pero si viene en el estampado de cuadros de Burberry sí lo usas", dijo. Más aún si sólo se hacen 1.000 de esas bandas.

FOTO: Tomada de internet

AP