22 de abril de 2014 / 08:48 p.m.

Apple se adelantó al Día de la Tierra, que se celebra hoy, y anunció ayer que ofrece el reciclaje gratuito de todos sus productos usados, al tiempo que prometió emplear fuentes renovables de energía en todas sus tiendas, oficinas y centros de datos a fin de reducir la contaminación provocada por sus dispositivos y servicios en línea.

La empresa informó que también acepta teléfonos móviles de otras marcas en su programa. Los usuarios pueden acercarse a las Apple Store para dejar sus viejos dispositivos para reciclaje.

En caso de que los viejos iPhone, iPad, iPod o Mac de los usuarios se encuentren en buenas condiciones y puedan ser revendidos, Apple les dará una tarjeta de regalo con crédito para utilizar en sus tiendas. Estas tarjetas no se entregarán por productos reciclados con poco o ningún valor de reventa.

La oferta cubre una amplia gama de productos electrónicos que se supone no deberían ser depositados en basureros debido a las toxinas que contienen. Sólo en los últimos siete años, Apple ha vendido más de 1.000 millones de iPhone, iPod, iPad y Mac.

El fabricante del iPhone y el iPad detalló sus esfuerzos para cultivar una Apple ambientalmente más amigable en una sección sobre medio ambiente en el sitio web de la compañía.

El sitio destaca las formas en que la empresa con sede en Cupertino, California, está aumentando el uso de fuentes alternativas de energía y envía menos desechos electrónicos a basureros. Asimismo, según la revista Wired, el 94% de los centros de datos y oficinas de la compañía comandada por Tim Cook se abastece de energías renovables, mientras que su nueva sede –cuya construcción se completaría entre 2015 y 2016– tiene como objetivo utilizar ese tipo de energía en un 100 por ciento.

La nueva iniciativa busca posicionar a Apple como un administrador ambiental en medio de la vorágine tecnológica de dispositivos y servicios de internet que ha demandado más electricidad de plantas termoeléctricas que funcionan principalmente con gas natural y carbón.

Los productos y servicios tecnológicos representaron alrededor del 2% de las emisiones mundiales en 2012, más o menos el mismo nivel que la industria de las aerolíneas, según las estadísticas citadas por el grupo ecologista Greenpeace (que elogió las últimas iniciativas de Apple) en un informe publicado a principios de este mes. Algunas de las mayores demandas de electricidad provienen de centros de datos de gran tamaño que albergan las pilas de computadoras que procesan las solicitudes de búsqueda, almacenan fotografías, correos electrónicos y operan la transmisión continua de video.

"Lo que la empresa quiere hacer es utilizar toda nuestra capacidad de innovación y toda nuestra experiencia para hacer el planeta más seguro y mejorar el ambiente ", dijo el lunes Lisa Jackson, vicepresidente de iniciativas ambientales de Apple. Jackson dirigió la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) bajo la presidencia de Barack Obama antes de unirse a Apple en junio pasado.

 AP