29 de marzo de 2013 / 12:50 a.m.

Alrededor de 150 aficionados felinos aprovecharon el jueves santo para asistir al Estadio Universitario donde los Tigres realizaron su entrenamiento de cara al duelo ante Puebla de este fin de semana.

Aunque las órdenes de Ricardo Ferretti fue no dejar entrar a ningún hincha para entrenar a puerta cerrada, los asistentes hicieron caso omiso a esto y fieles a sus colores esperaron a todos los elementos del equipo a que terminarán la práctica para pedirles un autógrafo y foto al mismo tiempo de que les daban palabras motivacionales.

"Vamos Lucas con todo ante Puebla queremos ya la calificación y queremos el campeonato", mencionó un aficionados.

El entrenamiento culminó alrededor de la una de la tarde y así comenzó el desfile de autos quienes tenían que atravesar la reja que detenía a los aficionados para que no ingresarán a zona prohibida, al ver que no había paso, jugadores como Luca Lobos, Danilinho, Enrique Palos, entre otros bajaron de su auto y atendieron a los hinchas.

Así fue como se vivió este jueves en donde las puertas fueron cerradas del entrenamiento y a pesar de esto los fieles hinchas estuvieron presentes para apoyar a sus Tigres.

Jair Ramos