15 de marzo de 2013 / 01:02 p.m.

Monterrey  • El Ayuntamiento de Monterrey aprobó solicitar un préstamo de mil 406 millones de pesos con BBVA Bancomer para reestructurar en mejores condiciones su deuda, aunque dejó fuera los 730 millones de pesos que contrató la administración del 2003-2006 emanada del PRI.

El municipio pagará su deuda a la institución bancaria en un plazo de 20 años, con una tasa de TIIE +1.3 por ciento.

La alcaldesa Margarita Arellanes aseguró que el movimiento busca que Monterrey haga un mejor manejo de sus finanzas, pues siempre se planteó que la reestructura de la deuda no tendría costo para los ciudadanos.

“Tenemos la obligación de ser financieramente viables, toda vez que el instrumento de trabajo de todos los gobiernos municipales son las finanzas públicas”, dijo Arellanes al Cabildo.

El movimiento financiero se aprobó por mayoría, aunque con la abstención de los cuatro regidores del PRI, quienes al cuestionar la reestructura dieron paso a que Arellanes criticara el crédito adquirido por la última administración priista, que fijó la deuda a 20 años con una tasa de interés fija del 10.78 por ciento.

Reestructurarla implica una penalización de 146 millones de pesos, por lo que la actual administración la dejó fuera del préstamo que acordaron solicitar.

FRANCISCO ZÚÑIGA