20 de junio de 2013 / 02:51 p.m.

Monterrey • Cuando se den a conocer de manera pública las anomalías dentro de la auditoría practicada en la Comisión Estatal Electoral, deben de aplicarse sanciones administrativas y penales en contra de quién o quiénes resultes responsables de ello, mencionó Gilberto de Hoyos Koloffon, comisionado suplente de la institución.

En entrevista este miércoles con MILENIO Radio, De Hoyos dijo que así como hubo resistencia por parte de algunos comisionados y del propio presidente de la Comisión, Luis Daniel López Ruiz, para hacer la auditoría al organismo, también la habrá para aplicar las sanciones a los responsables de las anomalías que fueron detectadas en el ejericio de los recursos durante el proceso electoral estatal del año pasado.

“"Con esas observaciones estamos pugnado que haya sanciones administrativas, esperamos que habrá resistencia como lo hubo de algunos comisionados y del propio presidente y que sean (sanciones) administrativas y penales, debemos de sacar esto adelante, ellos apuestan a que se nos olvidé y nos cansemos"”, dijo de Hoyos Koloffon.

El comisionado electoral mencionó que algunos de sus compañeros y el propio presidente de la Comisión Estatal Electoral quieren justificar sus propios errores, pero como es dinero público, la ciudadanía debe estar al tanto en que se gasta y cómo se gastan los recursos canalizados a dicho organismo electoral.

Dijo que es incongruente que algunos comisionados se opongan a que se haga de manera pública los resultados de la auditoría que practicó un despacho de auditores.

“"Ninguno de los comisionados tenemos copia de la auditoría donde se muestran varias irregularidades, se opusieron tres comisionados a qué se entregara el reporte y se me hace delicado, ellos dicen que por cuestiones de confidencialidad y ese documento se pagó con recursos públicos no puede mantenerse en secreto ni en lo oscurito"”, insistió.

Dijo que tanto los comisionados de la dependencia como la ciudadanía y los medios de comunicación deben saber la verdad.

En ese sentido, De Hoyos Koloffon mencionó que entre otras anomalías detectadas por los auditores están la operación de compra a proveedores que no estaban en el padrón de proveedores, además de que contrataron a empresas que no cumplían con la antigüedad que marca la normativa y se pagaron servicios externos siendo que se pudo haber hecho con empleados propios.

REDACCIÓN