6 de mayo de 2013 / 02:56 a.m.

El presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local comentó que la parecer hay un acuerdo político ente la CETEG, el gobierno estatal y la federación, lo que refleja la liberación de los cuatro detenidos.

Guerrero • El presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Bernardo Ortega Jiménez consideró que el movimiento magisterial está en su fase final, al parecer por un acuerdo político entre la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), el gobierno estatal y la federación.

Aunque el Pleno ya sesionó el jueves de la semana pasada, Ortega Jiménez señala que será este martes 7 de mayo cuando la vida en el Poder Legislativo se normalice completamente.

“Estamos casi seguros de que los profesores ya no irán a hacer desmanes como en otras ocasiones”, señaló el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD.

En un primer momento dijo que parece que el movimiento ya se desvaneció, lo que se refleja con la poca presencia de maestros en el campamento de la colonia Burócratas, aunque también infiere que ya hay acuerdos políticos.

“Salvo una pequeña fracción que se resiste a levantarse, sabemos que no es la mayoría del movimiento, esto va a permitir que Chilpancingo y el estado esté en un clima de tranquilidad”, indicó.

A pregunta expresa explicó: “Creemos que ya hay acuerdos entre la coordinadora, el gobierno estatal y el federal; tan es así que el viernes fueron liberados cuatro profesores, mismos que fueron aprehendidos y salieron de prisión gracias a los acuerdos políticos”.

Reconoció la posibilidad de que los mentores hayan salido de prisión ante la falta de elementos por parte de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), aunque dijo inclinarse más por la opción de la negociación.

“Siento yo que por ahí va la situación, no lo podría sostener de manera contundente, pero no se necesita ser adivino para visualizar que por ahí se dio la liberación”, anotó.Comentó que poco a poco, los profesores se han regresado a sus lugares de origen, lo que implica también volver a sus centros de trabajo para reanudar clase.

Para el legislador el movimiento está muy disminuido, solamente quedan los activistas más radicales en el campamento y por eso no se ha levantado en su totalidad, pero existe una labor de convencimiento entre los propios mentores para encontrar una salida decorosa al conflicto.

Dicha salida podría perfilarse a través de la canalización de las inquietudes de los maestros a través de la discusión de las leyes reglamentarias, que está por iniciar en el Congreso de la Unión.

Ortega Jiménez dijo que el Congreso local está dispuesto a contribuir para que la inconformidad de la CETEG encuentre el eco necesario y su movimiento no sea estéril.

ROGELIO AGUSTÍN/ ISRAEL NAVARRO