10 de agosto de 2013 / 02:54 p.m.

México • Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, afirmó que las armas en manos inmorales e ilegales son símbolo de violencia y su uso ilegítimo es una afrenta a la concordia social.

Sostuvo que para el Ejército “es prioritario privilegiar el diálogo y el acuerdo sobre la imposición y cerrazón”, pues la intolerancia poco abona a la seguridad.

Durante su discurso en el inicio de la segunda etapa del programa “Por tu familia, desarme voluntario”, manifestó: “las armas en manos inmorales e ilegales son símbolo de violencia, su uso ilegítimo es una afrenta a la concordia necesaria para lograr índices más elevados de productividad y crecimiento de la nación”.

Aunque dijo entender la intranquilidad de la población respecto a la seguridad de sus comunidades, señaló que las fuerzas armadas trabajan precisamente para garantizarla, por lo que “la intolerancia poco abona a resolver el problema”.

Sin hacer referencia a la existencia de autodefensas ni al incidente con policías comunitarias de Guerrero, que pretendieron impedir el decomiso de sus armas por parte de personal militar, el secretario aludió a que la ilegitimidad en el uso de éstas pone en riesgo la convivencia.

Subrayó que el propósito del desarme voluntario es disminuir su posesión entre la población para acrecentar la seguridad.

Cienfuegos indicó que construir soluciones para garantizar la convivencia social armónica es un deber que compete a todos y destacó que toda estrategia que implementa la Sedena es tributaria directa de la seguridad ciudadana.

"Para el Ejército mexicano es prioritario privilegiar el diálogo y el acuerdo sobre la imposición y la cerrazón. Entendemos la preocupación de la población respecto a la seguridad de sus comunidades; el esfuerzo que realizan día y noche las tropas a lo largo y ancho del territorio nacional es precisamente para garantizar este precepto.

"La intolerancia poco abona a resolver el problema. Seamos todos parte de la solución por el bien de México", agregó.

Comentó que el presidente Enrique Peña Nieto dio instrucciones al Ejército para que mantenga el apoyo a los órganos encargados de la seguridad del país.

En el acto donde reconoció al Gobierno del DF por aportar 7 mil armas a través del programa de despistolización, destacó que a escala nacional desde diciembre de 2012 y hasta ayer se han recolectado 26 mil armas y que la capital del país es la entidad con mayor participación.

Propuso la continuidad del Programa Nacional de Canje de Armas, pues afirmó que son acciones gubernamentales que resultan exitosas.

Mientras, Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno capitalino, manifestó que su administración continuará contribuyendo en "la paz pública", en coordinación con el Ejército y las autoridades federales.

Recalcó que para los capitalinos el Ejército es "un símbolo de honor, dignidad, lealtad, disciplina, de espíritu y, por supuesto, baluarte, ejemplo y orgullo de todos los mexicanos", por lo que reconoció su participación en el programa.

IGNACIO ALZAGA Y ANA CECILIA MÉNDEZ