11 de febrero de 2013 / 03:29 p.m.

Monterrey.- Al darse a conocer la renuncia del Sumo Pontífice Benedicto XVI, quien anunció dejará la sede del Vaticano a partir del 28 de febrero a las 20:00 horas, tiempo de Roma, la Arquidiócesis de Monterrey dio a conocer su postura al respecto.

Mediante un comunicado, expresa su reconocimiento al Sumo Pontífice quien informó que su renuncia para seguir al frente de la Iglesia, es debido a su avanzada edad y a la falta de fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.

“"Queremos manifestar nuestro reconocimiento filial a quien desde el 19 de abril del 2005 ha conducido la barca de Pedro con gran amor, entereza y dedicación.

"“La renuncia de un Papa, está prevista en el Código de Derecho Canónico, en el canon 332,2, el cual dice: Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero que no sea aceptada por nadie”".

La Arquidiócesis de Monterrey menciona que el apostolado que el Papa Benedicto XVI ha realizado será siempre valorado y recordado, ya que sus enseñanzas, encíclicas, exhortaciones, etc., han sido de gran riqueza espiritual para la Iglesia.

“"Un claro ejemplo de su entrega fiel es la convocatoria que él mismo realizó para celebrar un año dedicado a profundizar en la fe.

“"Asimismo, recordaremos de manera particular la inolvidable visita a nuestro país, realizada el año pasado, en donde nos compartió la alegría de su encuentro con el pueblo de México, que tanto ama al Papa”".

En el comunicado, convocan a toda la Iglesia de Monterrey para que en comunión con la Iglesia Universal, se unan en oración por el Santo Padre Benedicto XVI, para que tenga la fortaleza necesaria en este tiempo y pueda vivir su intención de retirarse a una vida dedicada a la plegaria.

“"Asimismo, como él mismo lo ha expresado, pidamos para que el Espíritu Santo ilumine a los Señores Cardenales, quienes serán los encargados de realizar el Conclave en el mes de marzo, para elegir al sucesor del Papa Benedicto XVI"”, puntualiza el escrito.

La última vez que se dio un caso similar fue en el año 1415, cuando el Papa Gregorio XII renunció a la sede de Pedro.

REDACCIÓN