25 de enero de 2013 / 01:35 p.m.

Monterrey.- • Los ocho delincuentes capturados por la Agencia Estatal de Investigaciones en Cadereyta quedaron bajo arraigo a disposición del Ministerio Público.

La medida cautelar será por 30 días, que se puede ampliar a 60, y durante este tiempo el representante social tratará de concluir las investigaciones.

El grupo delictivo, en el que se encuentra el supuesto líder de una célula del crimen organizado, es investigado por su implicación en cuatro homicidios y actividades de narcomenudeo.

En calidad de arraigado se encuentra Marcos Javier Maldonado Jiménez, alias “El Pato” o “El Cabezón”, de 26 años de edad, originario de Veracruz y presunto cabecilla.

También Rolando Manuel Vázquez López, de 18 años; Daniel Jordan Alemán Alvarado, de la misma edad y Judith Alejandra Alanís Morales.

El grupo delictivo lo integran cuatro menores de edad, identificados como Jairo y Juan Eduardo, ambos de 17 años, así como Edgar y Gilberto, de 16 y 15, respectivamente.

En su momento las autoridades estatales dieron a conocer que los adolescentes fueron capturados por su participación en el robo a una vivienda de la colonia José Luis Lozano, en Cadereyta.

Al ser cuestionados por los agentes ministeriales, los menores confesaron formar parte de la delincuencia organizada y que estaban bajo el mando de “El Pato”.

Con la información proporcionada por dichos jóvenes la policía logró ubicar a los cuatro mayores cuando se desplazaban en un automóvil.

Al momento del arresto les aseguraron 34 dosis de cocaína, una pistola escuadra calibre .9 milímetros y un arma “hechiza”, de utilería, que asemejaba a una ametralladora Uzi.

Entre los crímenes que confesaron está el de una anciana que perdió la vida el 15 de enero en un hospital, dos semanas después de que quemaran su casa cuando buscaban a un delincuente rival.

También manifestaron que el 15 de diciembre privaron de la libertad a dos hombres que viajaban en una cuatrimotor, los llevaron hasta el libramiento Cadereyta-Juárez y allí les dieron muerte.

REDACCIÓN