6 de enero de 2013 / 04:15 p.m.

Monterey.- Bruno Lamont arrancó con gran éxito su breve temporada en el Teatro Versalles.

El espectáculo en el que la hipnosis es el eje central, se convierte en un momento plagado de diversión con el público que, hipnotizado, se hace cómplice de cada una de las ocurrencias que se dan sobre el escenario.

Todo lo que el hipnotista sugiere se vuelve realidad, los participantes se transforman en celebridades e imitan a personajes de caricaturas e inclusive no se acuerdan cómo contar sus dedos, situaciones que logran arrancar el aplauso del público.

El espectáculo se mantiene entre música de intriga y risas, donde todos son cómplices de la experiencia de Bruno sobre el escenario, quien no tiene límites pues lleva a los concursantes a disfrutar de lugares majestuosos donde el único límite es su imaginación.

Uno de los episodios más divertidos se dio cuando Lamont logró hipnotizar a ocho personas juntas que al estar dormidas, hicieron cosas que jamás harían en sus cinco sentidos, pues utilizaron sus zapatos como mascarillas de oxígeno e intercambiaron entre ellos su calzado.

Durante poco más de 90 minutos el hipnotista cautivó a los asistentes que entre risas y atentos a lo que sucedía salieron contentos de la sala del teatro.

Bruno Lamont continuará hoy domingo en el Teatro Versalles con funciones a las 19:15 y 21:30, para deleite de los regios.

ABELARDO LUZANÍA