15 de julio de 2013 / 03:06 p.m.

Tras una millonaria inversión en dólares del empresario Amado Omar Yáñez Osuna, Querétaro volverá a competir en la Primera División del futbol mexicano, y esta vez, gracias a su procedencia de franquicia, sin el apremiante tema del descenso.

Cuatro años le duró a Gallos Blancos su permanencia en el máximo circuito, durante los cuales hizo varias cosas mal, sobre todo en el tema administrativo, para descender el 28 de abril pasado, aunque sólo fue por 22 días, ya que está de vuelta gracias a la magia de los dólares del empresario.

La vía para continuar en la fiesta grande fue la compra de la franquicia de Jaguares de Chiapas, el 20 de mayo pasado, luego de que el entonces accionista mayoritario del conjunto felino, Alberto Botello Reed, informó en un comunicado la venta del club a Yáñez Osuna.

Los argumentos fueron varios, pero el que sí se dio a conocer fue la falta de patrocinios y baja asistencia de público a los partidos, aunque trascendió que el gobierno del estado redujo los apoyos.

Amado Omar Yáñez Osuna es el presidente de la empresa Oceanografía que en 2006 recibió nueve millonarios contratos de la subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP).

Por su creciente fortuna y su gusto por el futbol, aunque tiene su sede en Ciudad del Carmen, Campeche, Yáñez Osuna encontró el paraíso en Querétaro para el desarrollo de su amor por este deporte.

Así que nada lo detiene, antes que descendiera Gallos Blancos ya estaba en gestiones para adquirir la franquicia de Jaguares de Chiapas, y con ello Querétaro sigue como equipo de Primera División, pero ahora con el objetivo de ser en el Torneo Apertura 2013 un gran protagonista.

Desde antes del tercer descenso del cuadro queretano amarró la permanencia del técnico Ignacio Ambriz, luego invirtió más dólares para que el presidente Adolfo Ríos, junto al estratega, ficharán a siete jugadores durante el pasado Régimen de Transferencias.

Dionicio Escalante, George Corral, Miguel Vázquez, Michel Oviedo, Mario Niebla, Luis Ernesto Pérez y el delantero chileno Esteban Paredes fueron sus adquisiciones.

Pero no todo es dinero por que Luis Gabriel Rey, quien estaba empaquetado en la franquicia de Jaguares, decidió el 5 de junio pasado vestir el uniforme del América, y el uruguayo Jorge Rodríguez, después de varios días de trabajo de pretemporada, se fue al Peñarol de su país, a inicios del presente mes.

Finalmente, el club tuvo su paliativo con la contratación del mediocampista argentino Leandro Gracián, quien regresa al futbol mexicano, en el que jugó para el Monterrey entre 2006 y 2007.

Esta es la última carta en la baraja de Ambriz, Ríos y Yáñez Osuna para ganar todas las fichas, sintetizadas en un título, el cual empezarán a definir a partir de las 19:30 horas del próximo viernes 19 de julio, cuando Gallos Blancos reciba a Morelia en la cancha del estadio Corregidora, en la inauguración del Torneo Apertura 2013 de la Liga MX.

Notimex