9 de septiembre de 2013 / 07:52 p.m.

Él sabía que algo no andaba bien, durante la semana de trabajos previa al duelo ante Chiapas anunció molestias físicas pero no quiso perderse el juego ante Chiapas, el resultado fue: Boselli salió desgarrado antes de terminar el primer tiempo y se pierde dos semanas para rehabilitarse.

"Tanto Franco (Arizala) como yo, no arrancamos el partido al cien por ciento.

Quizá esas ganas de querer jugar, y de querer estar, a pesar de en la semana (previa al juego) sentimos alguna molestia, hizo que aceptara (jugar)", comentó Mauro Boselli a las afueras del hospital Los Ángeles de esta ciudad donde se realizaron los estudios que le realizaron.

Con el daño hecho y la amargura de parar cuando mejor se mostraba Mauro con la fiera, le llegó el aprendizaje al delantero argentino.

"Hay que ser inteligentes, y en mi caso saber que si no estoy bien no empezar el partido porque pueden suceder estas cosas", señaló.

Agregó, "yo creo voy a estar en dos semanas para jugar. Yo creo que dentro de todo creo que es un lesión de este tipo y no es tanto tiempo".

A partir del reporte médico Boselli ya trabaja para regresar lo antes posible de la mejor manera y aunque el equipo lo necesita pronto pues es el goleador, el 17 verdiblanco no apresurará su rehabilitación para poner en riesgo una recaída. Aprendió la lección.

"En lo personal me quedo con que lo mío no es tan grave .

"Yo quiero pensar a partir de hoy en la recuperación y tratar de que los procesos sean rápidos pero sin tomar un riesgo porque uno tiene que ser consiente de que esto se puede agravar y perder una semana más.

Hasta que no esté bien, bien, no me gustaría arriesgar nada aunque si fuera por mí me gustaría jugar ya el próximo partido", finalizó.

Francisco Vela