1 de julio de 2013 / 02:43 p.m.

 

Dos hombres fueron asesinados y rematados con tiro de gracia en la cabeza, luego de haber asaltado una tienda Oxxo, en la salida hombres armados que ya los esperaban  les dispararon con arma de grueso calibre.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 22:30 horas en el poblado de Tunzingo, en la zona rural del municipio de Acapulco luego de que dos hombres, entre ellos el ingeniero en computación Rafael Antonio Arizmendi Barreto y su acompañante habían asaltado una tienda de autoservicio Oxxo.

De acuerdo con los testigos ambos hombres entraron y robaron galletas, helados y otros productos, en seguida amenazaron a los empleados, los cuales se limitaron a replegarse en la tienda.

No obstante al momento en que huyeron los dos supuestos asaltantes, los cuales al ser perseguidos quedaron esparcidos en el suelo los productos que se habían llevado de la tienda.

Una versión asegura que al huir, hombres armados les habrían dispararon en repetidas ocasiones con armas de fuego.

""Hasta el momento se han contabilizado 25 casquillos percutidos de pistola calibre nueve milímetros y .380.

""Los cuerpos presentan al menos entre cinco y nueve disparos en el cuerpo y ambos tienen tiro de gracia en la cabeza, los aseguraron, pues"", dijo un mando de Seguridad Pública que acudió el lugar del doble crimen.

Los primeros dictámenes periciales los cuerpo de ambos supuestos delincuentes cayeron a una distancia de 25 y 35 metros de la tienda, en diferentes direcciones hacia la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional, a la altura del poblado rural de Tunzingo, del puerto de Acapulco.

Al lugar de los hechos arribaron familiares de uno de los asesinados y fue identificado como Rafael Antonio Arismendi, dijeron que tenía 22 años de edad y era ingeniero en computación.

Mientras su acompañante cayó herido de muerte con al menos seis disparos en piernas, espalda y cabeza, no llevaba ninguna identificación y presentaba varios tatuajes en los brazos.

En el piso quedaron los 25 casquillos percutidos de pistolas calibre nueve milímetros y .380 con los cuales se presume dieron muerte a los dos hombres.

Luego del asalto y del doble crimen el sistema eléctrico fue suspendido en todo el poblado de Tunzingo que quedó en tinieblas, mientras el personal del Ministerio Público y del Servicio Médico Forense, realizaba las primeras diligencias y ordenaba el levantamiento de los cuerpos.

En el lugar acudieron efectivos de la Policía Federal, Estatal Preventiva y de la Policía Municipal, que resguardaron la zona del doble asesinato.

— JAVIER TRUJILLO