20 de marzo de 2013 / 02:13 a.m.

Cerca de 300 activistas de la APPG se reunieron para tomar la decisión sobre apoyar al movimiento del magisterio, que desde el 25 de febrero se mantiene sin actividad.

 

Guerrero • La Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG) manifestó su respaldo al paro laboral indefinido del magisterio disidente, y rechazó que haya un plan encaminado a generar inestabilidad social en la entidad.

La mañana del martes, cerca de 300 activistas de la APPG se reunieron en el teatro hundido de la alameda Granados Maldonado de Chilpancingo.

Tras varias horas de analizar el asunto, decidieron dar todo su apoyo al movimiento parista que impulsa la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) desde el 25 de febrero.

Las organizaciones aglutinadas en la asamblea determinaron suspender la conmemoración de su aniversario como organización, como una muestra de solidaridad con los mentores que permanecen en paro.

En la asamblea que se desarrolló en la alameda, hubo representantes de la CETEG que a grandes rasgos explicaron las causas del paro, así como la implicación directa que tendrá en la población la Reforma Educativa.

Decidieron ir al campamento ubicado en la explanada de palacio de gobierno para entregar un apoyo económico, que fue producto de diferentes actividades realizadas por los militantes de la asamblea.

"Nosotros estamos exhortando al gobierno Aguirre Rivero para que resuelva el conflicto magisterial, porque quiérase o no, una parte de la dirección política de la APPG somos profesores y conocimos de la represión salarial que suele aplicarse, lo que no representa ninguna buena señal para alentar el reinicio del dialogo", sostuvo el dirigente.

Los activistas de la APPG se trasladaron en diferentes vehículos hacia el lado sur de la ciudad, se concentraron en el museo interactivo La Avispa y de ahí comenzaron una marcha que culminó en el campamento de los profesores.

La CETEG les informó que en caso de no lograr acuerdos con la comisión negociadora de la SEGOB y el gobierno estatal, la mañana del miércoles trasladarían sus campamentos a la costera Miguel Alemán, en el puerto de Acapulco.

Chávez Adame sostuvo un plantón durante dos años con siete meses en las oficinas centrales de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), tiempo en el que se le retuvo su salario.

El dirigente dijo tener la información de que la SEG presume que al participar con la CETEG organizaciones sociales, hay grupos interesados en generar inestabilidad en la entidad.

Por eso indicó: "Nosotros queremos decir que no hay ningún otro interés, más que la unidad y solidaridad, no hay un plan que trate de boicotear la política del gobierno estatal, solo hacemos un llamado para que resuelva este movimiento".

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN