Redacción 
3 de junio de 2013 / 01:08 p.m.

 

 

Monterrey • En el marco de la celebración del Día del Policía, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz impondrá 255 grados a otros tantos elementos de Fuerza Civil y de Protección Institucional.

Será la primera ocasión en que se ascienda a policías estatales de nueva generación, y fuentes oficiales consultadas señalaron que los elementos a los que se impondrán grados tuvieron que pasar por exámenes muy estrictos.

La prueba es que recibirán el ascenso 215 elementos de Fuerza Civil, pero aspiraron a lograrlo 2 mil 262 elementos, es decir, sólo lo consiguieron en esta promoción 9.5 por ciento de los aspirantes.

Por parte de Protección Institucional, los elementos a cargo del cuidado de altos funcionarios y de inmuebles oficiales, aspiraron al ascenso mil 207 elementos, y lo recibirán 40, apenas un 3.3 por ciento.

“Esta promoción implicó aplicar de modo sistemático y riguroso los criterios y los filtros establecidos por la Federación para la Policía Estatal Acreditable de Nuevo León”, dijo una fuente que pidió omitir su nombre.

Explicó que las nuevas policías estatales están siendo cuidadosamente cultivadas y monitoreadas por instancias ciudadanas y por varias áreas del Gobierno del Estado, de modo que se está prestando mucha atención a que los elementos cuenten verdaderamente con una carrera policial que pueda convertirlos en ciudadanos de primera clase.

“Se diseñó el proceso de promoción en dos etapas. La primera implicó cumplir con los requerimientos obligatorios documentados en diversos reglamentos. Los que cumplieron con los requerimientos pasaron a la segunda etapa, en la que se les aplicaron tres exámenes”, dijo la fuente.

Los exámenes fueron diseñados también con mucho cuidado y, para prevenir dudas sobre los resultados, se encargaron a un equipo de catedráticos especializados de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

“Pero no quedó ahí el cuidado. Cada uno de los tres exámenes fue vigilado por representantes delConsejo Ciudadano de Seguridad y por funcionarios tanto de la Contraloría como de Transparencia Gubernamental del estado, quienes actuaron como interventores y testigos de que los exámenes se aplicaran con total pulcritud”.

Como ejemplo, cada elemento policial tenía un examen personalizado que era distinto de quienes estaban presentando a sus lados.

No sólo es la primera vez en la historia de las Policías de Nuevo León en que se aplica un proceso de promociones y ascensos basado totalmente en los méritos de los elementos: es también la primera vez en que muchos de los elementos de Fuerza Civil pasan por nuevos exámenes rumbo a una carrera en la que se pondrán a prueba de manera periódica sus aptitudes físicas y académicas.