27 de noviembre de 2013 / 03:00 a.m.

El novato de la alineación que utilizó Pedro Caixinha en la Ida de Cuartos de Final en Querétaro, Javier Abella, aseguró que el del domingo será un partido donde Santos Laguna hará mejor las cosas para ir en busca del pase a la siguiente ronda.

El jugador se mostró tranquilo y optimista en la conferencia de prensa de este martes, donde defendió la ventaja que llevan.

“Fue un buen resultado haber regresado con la victoria, es algo muy importante, más porque fue de visita y ahora hay que cerrar bien en casa para poder avanzar a semifinales”, expuso.

Para la mala fortuna del equipo lagunero se volvió a mostrar algo que fue el mal del equipo, que fue el manejo de partidos, sobre lo cual dijo que se trató de desconcentraciones, “a lo mejor venir con un 3-0 hubiera sido mejor, pero el 3-2 también es bueno si se ve de una forma diferente; ahora viene lo más importante, que es el partido de vuelta en casa y hay que demostrar de qué estamos hechos”.

Así que no duda en que será un partido diferente en casa, “siento que cada partido es diferente, cada juego tiene un sabor distinto, pues ellos vendrán más a pelear, a buscar el resultado. Nosotros debemos estar bien tranquilos y conscientes de eso”.

A Javier le queda claro que no hay un rival chico en la Liguilla, pues los ocho equipos participantes son muy buenos rivales y en estas instancias deben evitar los errores menos posibles, pues el que los cometa corre el riesgo de quedar fuera de ella.

Cuestionado sobre qué cara va a mostrar Santos Laguna el próximo domingo, el defensor dijo que será la cara que siempre han mostrado, la de un equipo ofensivo, que le gusta atacar, que es guerrero dentro de la cancha.

Y acerca de haber cambiado de banda, Abella comentó que las cosas en ese perfil son más fáciles para él, pues ya está acostumbrado, además siente que es su posición y debe jugarla lo mejor posible.

En cuanto a la experiencia que les deja el haber recibido dos goles en los últimos minutos, señaló que sólo sabe que no les debe pasar, “pues en la Liguilla deben cometerse los menos errores posibles, esas desatenciones no nos deben ocurrir otra vez”.

“No sé si subestimarlo o no, siento que nos desconcentramos un poco, pensamos que ya teníamos el resultado y no hicimos las cosas que veníamos haciendo y dejamos de hacer. Siento que nos relajamos y ahí fue donde cayeron los goles, pero retomamos otra vez nuestro juego y logramos salir adelante’’, acotó.

Abella ahora espera que la afición los acompañe y apoye en esta búsqueda de una nueva semifinal.

Carlos Hernández Castrejón