11 de enero de 2013 / 11:00 p.m.

El Dirigente Estatal del partido declaró que la alcaldesa de Monterrey tiene muchos problemas en la administración municipal, y su declaración en la sesión fue para distraer la atención a éstos.

 

Monterrey • Considera Sergio Alanís Marroquín, Dirigente Estatal del PRI de Nuevo León, que Margarita Arellanes se afectó por la acalorada sesión de Cabildo, y que las declaraciones contra el Gobierno son para tapar problemas severos que ella misma tiene en la administración; asegura que como gobernante, debe hablar siempre como representante de sus gobernados y no de su partido.

"A la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes le ganó el acaloramiento de una sesión de Cabildo que se le salió de control, y al estilo muy panista, optó por atacar al Gobierno Estatal y distraer la atención de los problemas que no ha podido resolver; pero el Gobernador tiene la madurez para entender su rabieta", aseguró el dirigente.

Al opinar sobre las declaraciones de la edil regiomontana, en el sentido de que el aumento al Impuesto sobre la Nómina fue producto del pánico financiero causado por una mala administración en el estado, el líder del Tricolor consideró que simplemente le ganaron los tantos problemas que ha acumulado en tan poco tiempo.

Aseguró que de parte del Estado, seguirá el mismo respeto institucional que se ha dado en los primeros 70 días de la administración municipal.

Francisco Zúñiga