28 de marzo de 2013 / 01:27 a.m.

Morelos • La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aseguró varios animales salvajes al circo “Daniel Atayde” que no logró comprobar su origen ni su propiedad, debido a que los registros de la fauna no concuerdan con la documentación que la empresa presentó a la dependencia para comprobar que los posee legalmente.

Dos tigres de bengala, un dromedario y una llama que son utilizados en los diferentes números que presenta la empresa de espectáculos en su paso por las diferentes poblaciones del país, deberán permanecer en la ciudad de Jojutla –ubicada a unos 40 kilómetros al sur de la capital de Morelos— hasta que los propietarios del circo comprueben que son sus legítimos propietarios, pero sobre todo, que los animales fueron adquiridos bajo las normas establecidas.

El circo “Daniel Atayde”, es la misma razón social o empresa que hace unas semanas fue denunciada en la ciudad de Guadalajara, por maltrato animal contra dos felinos y un primate a los que “trataba de forma indigna e irrespetuosa”, según consignaron medios de Jalisco y que la Profepa también documentó.

Personal de PROFEPA visitó este lunes al circo “Daniel Atayde” para realizar una revisión a la fauna salvaje que transporte. Al realizar una revisión, tanto de las áreas en las que se mantienen como en de los registros de los mismos, se concluyó que los dos tigres, la llama y el dromediario tienen numerales grabados en sus cuerpos, que no coinciden con la documentación presentada por la empresa, aseguró Juan Carlos Díaz Narváez, Inspector Federal de Vida Silvestre de la PROFEPA.

De acuerdo con la Ley General de Vida Silvestre vigente, los numerales que ostentan los animales y los que presenten los documentos de los especímenes, deben coincidir para acreditar toda legalidad. Al no cumplir con este requerimiento, según el articulo 122 fracción X de dicha norma, los animales deberán mantenerse donde están, sin ser movidos, bajo el resguardo de la PROFEPA. Mientras, el supuesto propietario tiene 10 días para presentar las pruebas correspondientes. Si no es así, los ejemplares son decomisados.

DAVID MONROY