13 de agosto de 2013 / 02:28 p.m.

En hechos diferentes, 43 migrantes de origen guatemalteco fueron asegurados en un autobús comercial en San Luis Potosí por la Policía Federal, logrando la detención de dos personas como presuntos responsables de tráfico de personas.

De acuerdo a un comunicado, el primer caso registrado fue en la carretera 57 México-Piedras Negras en uno de los puntos de inspección carretero, donde se marcó el alto a un autobús de pasajeros, que salió de San Luis Potosí con destino a Tamaulipas, del que previamente se recibió un reporte ciudadano.

Tras el alto, elementos de la policía federal y del 34 Batallón de infantería, realizaron la revisión de los pasajeros, detectando a 29 personas que no portaban algún documento que los identificara, por lo que fueron asegurados y trasladados a las instalaciones de la delegación Procuraduría General de la República en San Luis Potosí.

En tanto, en la misma unidad viajaba Luis Gonzalo Pérez Ortega, de 47 años, de origen guatemalteco, de acuerdo al Documento Personal de Identificación de la República de Guatemala que mostró al momento de la inspección y quien fue identificado como quien los guiaría hasta la frontera para cruzar al vecino país.

Además, fue identificado por las mismas personas de origen guatemalteco quienes declararon ante la autoridad federal como supuesto integrante de un grupo de delincuentes que se dedica al tráfico de personas.

En tanto, al revisar otro autobús de línea comercial se detectó a 13 personas de origen guatemalteco, quienes mostraron un pasaporte de su país, detectándose irregularidades en los códigos de barras de 12 de los mismos, que fueron considerados como apócrifos, por lo que los migrantes fueron detenidos.

Los ilegales declararon que en Guanajuato una persona desconocida les hizo entrega de sus supuestos documentos migratorios que utilizaron y señalaron a María de los Ángeles Crisóstomo, quien viajaba con ellos, como la persona encargada de llevarlos hasta la frontera, indicando que pagaron entre 50 y 60 quetzales cada uno, por su traslado a la frontera norte.

Notimex